Cultura

Francisca Valenzuela: “Pasé mucho tiempo haciéndole caso a la inseguridad y ya no”

23 agosto, 2019


Sobre lanzarse a lo desconocido y la seguridad. Esas son las imágenes que reinan este encuentro con Francisca Valenzuela, quien llegó hasta La Clave para conversar, entre muchos otros temas, sobre ‘Héroe’, su último single y el tercero que ya conocemos de su nuevo disco. Un nuevo trabajo que será el primero, además, que lanza a través de Sony Music.


¿Cómo nacen y crecen las canciones antes de llegar a nuestros oídos? Hay tantos caminos como opciones nos podamos imaginar. En el caso de ‘Héroe’, el tema cambió de color mientras se volvía real, gracias al oído y la experiencia de la artista dominicana Jarina de Marco. “La realidad es que esta era una canción súper oscura, muy depresiva, cuyo coro no desembocaba en la esperanza que tiene ‘Héroe’ hoy. La Jarina es muy amiga mía y vino a mi casa a trabajar en otro proyecto, no nuestro, ni de ella ni mío. Escuchó la canción y me dijo que estaba súper buena, que le diera una vuelta al coro. ‘Yo creo que ahí hay algo que tú todavía no desarrollas bien’, me dijo. Entonces, en ese momento empecé a refinar el coro y a darle la forma que tiene hoy”, explica Francisca Valenzuela.

“Ella es una gran amiga que compone conmigo en general, tanto para mí como para otra gente y es tremenda. Es alguien de confianza que siempre me está ayudando a ver el potencial de la canción cuando uno no la ve. Es una confidente artística y amiga que admiro mucho, cada una tiene su propio rollo artístico. Ella compone mucho para otra gente igual, ella se desarrolló como compositora primero, harto hip hop. Es una artista admirable que ha formado su carrera a su manera y a su tiempo. Qué buen detalle que la has nombrado”.

Si bien el camino de Francisca en la música ha sido marcado por una impronta confesional, por extensión, más solitaria a la hora de crear, la música ha entrado en una nueva etapa. Desde algún tiempo -es una impresión que le entrego en la entrevista y luego ella confirma- se está abriendo hacia algo más colectivo.

“Sí, es una observación muy certera. En lo musical ahora compuse con Jarina, con Cecilia Gómez, ella es primera generación latina, su mamá es norteamericana y su papá paraguayo, y somos super amigas. Otros amigos como Alex Maax, con mi pareja Vicente Sanfuentes. Trooko, que es un productor y dj de Honduras que trabaja con Residente. Creo que tuve el tiempo para componer y conocer gente para componer. Creo que me siento cómoda haciéndolo ahora, quizás antes, partiendo desde Chile, eso no era muy común y no conocía los ejemplos. Estando más tiempo afuera he cachado que se estila mucho y es muy rico, es una gran herramienta y experiencia, entonces tanto en el disco como para otros, ha sido una cosa constante ahora al estar componiendo”.

Pero además de colaboraciones, Valenzuela también compone para otros. Su nombre está en los créditos de los trabajos de Ximena Sariñana y Cami, por ejemplo. Y al igual que como sus propias canciones toman caminos insospechados, cada sesión de composición para otro u otra artista, es única.

“Yo creo que funciona y me sale natural, me gusta mucho el texto, lo literario. O lo de bajar una idea. Estuve hace poco componiendo con unas chicas en México para otra artista y ella vino con una idea muy clara. ‘Yo quiero componer una canción que retrate este momento, que el mood sea este, que se sienta con esta onda, que la letra más o menos evoque este tipo de sensación’, dijo. Y casi es más rico que te pongan esos parámetros. Y a veces no. A veces te juntas en una sesión y te preguntan qué estás sintiendo hoy, que andas pensando y también eso es súper bonito. Es muy bonito que el ejercicio creativo requiera estar en esa posición mental o emocional. A veces las sesiones son maravillosas, a veces son terribles. Yo lo abordo de la misma manera en que abordo lo mío, de manera orgánica, con la mayor apertura posible, tratando de conectar. Si una siente algo emocionante, es probable que alguien más lo sienta”.

“Me tocó, por ejemplo, hacer una canción con unos productores de pop asiático. Hicimos una canción para una artista de Singapur. Al final salió y el sampleo que hice quedó en la versión original y claro, yo tengo cero conocimiento o experiencia o vínculo con Singapur y con esos productores que estaban ahí, pero de alguna manera, igual se pudo dar. Creo que todo puede ser productivo y fructífero, pero la expectativa debería ser diferente, porque siempre son diferentes tipos de canciones y uno tiene que leer al artista con el que está, o el objetivo de la sesión también”.

Fuente: Francisca Valenzuela

Julio fue un mes agitado en novedades. O, más bien, en enfrentarse a cambios. Antes de que comenzara agosto conocimos ‘Héroe’, pero a principios del mes supimos que Francisca pasaba a ser parte de Sony Music, uniéndose a otros nombres como Javiera Mena y Gepe. Fichajes interesantes si tomamos en cuenta los procesos que han vivido los artistas locales desde principios del nuevo siglo. Crisis de las discográficas, el auge de internet como lugar de descarga de música y más tarde las redes sociales como lugar de promoción, el avance de la tecnología que permite componer y grabar en estudios caseros y más.

El camino no ha sido lineal, pero se pasó de una crisis y luego a oficina de discográficas desiertas y a cargo del catálogo local ya publicado o extranjero, a un nuevo aire. Sellos multinacionales con equipos que están fichando talento local, ya sea en los nombres que le ponen cara a la fiebre del trap o el pop. Universal con Cami y Denise Rosenthal, por ejemplo. En el caso de Sony Music, Gepe, Javiera Mena y Francisca Valenzuela. ¿Por qué ahora y no antes?

Lee también  Tres imperdibles nacionales del Festival In Edit 2019

La compositora cree que las razones van por lo práctico y lo económico. “A nosotros nos tocó este cambio, el derrumbe de la industria, el recogimiento de las multinacionales, la reinvención de ellas y el que estén agarrando fuerza ahora tiene que ver con esa reconfiguración y con la estabilización de ellas. Todo lo de entremedio fue un periodo de resolver, de reinventar y hoy tienen la estabilidad económica y, por lo tanto, la libertad de visión para incorporar otros proyectos que no sean necesariamente los que dan de comer al cien por ciento en un retorno inmediato. Yo creo que pueden proyectar desarrollo, pueden diversificar la parrilla y creo que por eso hay una posibilidad de pensar en carreras que son diferentes y no solo las que tienen trayectoria latinoamericana de manera asegurada”.

También cree que “hay proyectos que exigen diferentes recursos, ya sea económicos, de atención y carrera. Creo que cada bajada de ese proyecto es un lujo que se pueden dar las multinacionales cuando están en un momento estable. Y yo creo que ahora hay un público en Chile muy activo, que consume música. Además, las plataformas digitales han unificado el mercado de la música en el sentido del consumidor, ahora puedes estar en Chile, Bolivia, Argentina, Paraguay, Estados Unidos, Japón o Suecia y estás ocupando una central de música, han cambiado mucho las fórmulas”.

“De alguna manera se derriban fronteras, pero al mismo tiempo hace que cada país pueda regar lo suyo, cultivar lo suyo y que participe como un igual en esa central de información. No sé qué es lo que pasa por dentro de una discográfica pero sí siento que cambió un poco la visión y el discurso que quizás hace diez años estaba ahí, pero se flexibilizó, se modernizó y actualizó y se vio una nueva forma de cómo acercarse. Y yo me siento igual, miro el mundo de la música hoy, miro mi carrera y me pregunto cómo me inserto, cómo puedo desarrollar un siguiente paso que haga sentido conmigo y cómo yo ocupo las herramientas a mi disposición para armar un equipo alineado a como me siento yo. Y así hacer de este proceso algo que no solo sea exitoso o fructífero, sino también entretenido y coherente conmigo”.

Fuente: Francisca Valenzuela

Una estructura de trabajo es lo esencial para sostener proyectos. Sean desde la vereda de lo independiente o desde un trato comercial con una multinacional. El punto es para qué, cuáles son los objetivos. En el caso de Francisca, no estaría tan fuera de lugar suponer que uno de ellos tiene que ver con llegar a la región completa de manera más efectiva. Cómo no pensarlo, si lleva años pavimentando ese camino desde su independencia respecto a los sellos.

“De todas manera va de la mano con lo que tú dices, de buscar nuevos territorios y tener una estructura que tenga ese alcance. Yo como independiente he hecho un trabajo de posicionamiento regional fuerte y me enorgullece mucho, pero también no tenía ganas de seguir haciéndolo sola. Tengo las herramientas y el conocimiento, pero también tenía ganas de dar un siguiente paso con esa estructura de tener un alcance regional, traer nuevas oportunidades a la mesa, llegar a nuevos territorios y también complementar mi experiencia y mi visión. O sea, yo no encuentro que es menor, creo que es un gran valor tener un equipo que pueda complementar con su expertise, con su conocimiento, con su entusiasmo lo que estás haciendo, porque todos tenemos puntos ciegos y en el caso de las carreras independientes que son de un lado para otro, a veces una está inventando todo al andar. Y es muy rico poder apoyarme yo en lo artístico, concentrarme en lo artístico y traer mi conocimiento como independiente en lo estratégico, en lo editorial, en lo discográfico, pero ahora enriquecer todo eso con otra estructura como es Sony. Es un siguiente paso para crecer”.

El próximo será su cuarto disco de estudio y el primer bajo el alero de Sony. Y, aunque a través de lo que ya hemos escuchado en los singles publicados hasta ahora y también con esta conversación, todo gira alrededor de un gran tronco de pop, pero se dispara en diferentes direcciones. Adelanta, entonces, que en el disco “vienen varias canciones que son baladas en el piano. Algunas más poperas tipo ‘Tómame’, que son más bailables, nocturnas y más sexy. Vienen algunas derechamente súper pop, todo ese pop noventero que siempre quiero recrear ahí está, hay de todo pero dentro de un tronco, como dices tú. Y además líricamente si bien hay diferentes momentos e historias, también el espíritu que va por debajo es algo que inconscientemente he estado poniendo en estas canciones, una postura de alguien que es su propio héroe, está en un momento de auto superación, de mirarse a sí misma. Y valorarse”.

Esa estampa se puede reconocer directamente en ‘Tómame’, ‘Ya no se trata de ti’ y ‘Héroe’, una hablante lírica que ha aprendido. Que es más segura. Francisca piensa que “refleja un momento de crecimiento personal y profesional, que no quita que haya canciones que se alimentan -igual que yo- de la rabia, de la pena, eso está ahí también. Pero hay una sensación inconsciente de armas tomar, no de pasividad. Quizás mañana escriba una canción de ‘no puedo más’, que era al principio ‘Héroe’, ja, ja, ja, pero de alguna manera, la conversación que está sucediendo en mi cabeza y que se plasma en las canciones, fuera de mí, es esa, de creerte a ti misma. Onda, pasé mucho tiempo haciéndome daño y no creyéndome, haciéndole caso a la inseguridad y ya no. El mundo es más grande, yo soy más grande y esta es una decisión que sí puedo tomar, que sí está en mi control”.

Lee también  Artista visual Natascha de Cortillas expone esta semana en Galería Gabriela Mistral

“Creo que la oportunidad de trabajar fuera de Chile un tiempo, trabajar en Estados Unidos estos últimos años haciendo otras cosas, teniendo tiempo para pensar en esas cosas, ha sido nutritivo y la oportunidad de decir que tengo un compromiso con ser creativa, y de acercarme a componer un disco, a tocar en vivo y a pensar qué soy yo en ese espacio, como la parte vocacional. Esas dudas surgen y las experiencias nuevas me han ayudado a reconocer mi historia”.

Cuando hablamos de referencias dentro de esta entrevista, Francisca no va al detalle. Lo piensa de una manera integral, casi desde un modo de vida. Me cuenta que cuando piensa en otros artistas y se le viene a la cabeza la pregunta de ¿qué tipo de carrera querrías construir? los nombres que aparecen son Annie Lennox, Sade, Café Tacvba y Gorillaz. “Todos ellos son gente que es libre, interdisciplinaria, que tiene una identidad que aparece en la superficie y se sumerge, tienen sus propias reglas un poco y me di cuenta que así me gusta funcionar”.

Otro de sus proyectos que aparecen y desaparecen en el calendario es Ruidosa, una iniciativa que busca ser una red de mujeres que se desenvuelven en el ámbito musical y la cultura, pero también que busca hacer visibles ciertas temáticas. Y con esa idea se ha trabajado en los últimos tres años, con festivales en Chile y México, pero también con iniciativas en Perú, Argentina y Estados Unidos. Es más, hace algunos meses, su estudio sobre la presencia de mujeres en los festivales latinoamericanos fue utilizado como un insumo importante en el impulso de una ley de cuotas de mujeres en este tipo de eventos, en Argentina.

“Me acuerdo que fue ayer cuando hicimos el primer Ruidosa, y han pasado tres años con muchas cosas. Creo que en ningún momento me imaginé necesariamente una repercusión. Estaba tan concentrada en que funcionara el mero evento y el contenido que no pensé en después. Estaba protegiendo al evento y a la gente que participaba. Esa era mi misión ahí, crear una experiencia que fuera real, valiosa, justa y emocionante. Y, en el fondo, encontrar una manera de plantear las temáticas que las personas traían de una manera cómoda, en el sentido de transparencia, orgánica, no amenazadas. Entonces, estaba con el foco puesto tan fuertemente en eso que todo lo que ha pasado después ha sido un crecimiento natural gracias a la red y a la colaboración que hemos ido forjando”, explica.

Para Francisca, en estos cortos años, la percepción pública de un evento como el festival Ruidosa ha cambiado “porque hay un movimiento social del cual Ruidosa es parte, como todas las miles de cosas que estamos todas haciendo. Yo creo que la conversación ha cambiado un poquitito. Por ejemplo, en ese primer Ruidosa 2016, si bien todos dijeron que sí para participar, de seguro todavía se sentía un poquito de reticencia, no sé si de las participantes, pero sí en general, como que la gente no entendía por qué era necesario”.

—Bueno, la cobertura de LUN del evento fue en realidad sobre la ropa que llevaban las invitadas.

“Sí, gran ejemplo. Todavía había una disminución, una reducción del evento, del discurso y de las iniciativas. ‘Ay para qué, qué exagerado’. Yo creo que ahora ya no, en ciertos espacios ya no se cuestiona la conversación que puede surgir de esto. Y eso es un gran avance creo yo. Ya no se pregunta para qué”.

Sobre si ha cambiado de opinión luego de conocer a otra mujer que se integra a la red o escuchando las intervenciones en cada uno de los eventos de Ruidosa, Francisca menciona a Barbi Recanatti, música y compositora argentina, líder del disuelto grupo Utopians. “Ella dio una charla en Argentina, muy bonita, en la que hablaba sobre esta oportunidad antisistémica que hay para no caer en el exitismo piramidal. Dio todo un discurso que yo identifiqué en mí muy fuerte. esta cosa capitalista, de que hay que crecer, que el crecimiento es vida un poco, jajaja. Pienso en eso, fue muy lindo, porque es algo que identificaba, en esa conversación me resonó como espectadora”.

“Lo que sí también ha sido muy lindo es que personas que han participado en Ruidosa que me han dicho que no o han sido dubitativas en un principio, después me dicen que les pareció totalmente coherente e importante haberlo hecho. Y eso ha sido increíble”.

Sobre el futuro, es claro, pero abierto a todo. Se viene otro single, muy pronto el videoclip de ‘Héroe’ y quizás, quizás, el disco a fines del 2019. También un documental sobre Café Tacvba, conducido por Francisca para National Geographic, aún sin fecha de estreno. El futuro, sí, es claro. Y más seguro dentro de lo incierto.

23 agosto, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Tres versos para una historia: Distintas generaciones reflexionan sobre cinco demandas del Chile movilizado

12 noviembre, 2019

Entrevistas

Luis Marín sobre Kast: “Este tipo de gente no ayuda en nada, si queremos volver a la calma, él no contribuye”

31 octubre, 2019

Entrevistas

Pato Cornejo y la nueva Copa Davis: “Hasta que no se termine, no vamos a saber exactamente si es bueno, malo o regular”

18 octubre, 2019

RECOMENDADOS

Gepe recomienda: Lemebel

RECOMENDADOS

Ignacio Socías recomienda: Fleabag

RECOMENDADOS

Gianluca recomienda: True Detective