Cultura

‘Proyecto Villa’ muestra cómo la dictadura militar usó casas residenciales como centros de tortura

25 junio, 2019


Es un hecho que todavía existe impunidad en muchos crímenes, torturas y desapariciones cometidas durante la dictadura de Augusto Pinochet y eso fue un gatillante de la puesta en marcha del ‘Proyecto Villa’, performance creada y dirigida por Edison Cájas junto a Daniela Contreras, con las actuaciones de Paulina Urrutia y Daniel Candia y que se está presentando entre el 22 de junio y el 7 de julio en Centro Cultural GAM.

La performance consiste en un recorrido en el que los asistentes van moviéndose por distintos cuadros y escenas, en donde se presentan testimonios de quienes sobrevivieron a estos centros de tortura, expuestos en diferentes soportes como objetos, voces grabadas de las víctimas, la voz y la corporalidad de los performers más dispositivos musicales como audiovisuales, siempre conjugando componentes de naturaleza poética con otros de tipo informativo y de registro histórico.

Las razones

‘Proyecto Villa’ busca adentrarse en la conexión que se genera entre la dimensión arquitectónica y la memoria que habita estas residencias. Quisimos conocer cómo surge la idea de contar esta historia y revelar esta relación y Daniela Contreras, directora y responsable del universo dramatúrgico del proyecto señaló que “que estamos en una etapa de urgencia respecto a la memoria histórica de nuestro país. La generación más chica que pasó por este horror y tiene recuerdos, ya tiene 60 años. Si no se hace un trabajo urgente de memoria, en 30 años lo perderemos todo”.

Daniela es clara al señalar que esta acción de la dictadura militar y su “maquinaria del horror era el despojo de una cotidianidad y de lo privado, eso tan íntimo que pertenece a los chilenos, y que es finalmente lo que más hiere”.

Por otro lado, Edison Cájas, director y encargado de los componentes audiovisuales del proyecto, comentó que “Mi trabajo en el Archivo Oral de Villa Grimaldi, registrando testimonios a sobrevivientes, me ayudó a entender que el horror de aquellos años provenía de las cosas cotidianas que como chilenos experimentamos desde niños, como la música popular, la jerga tan típica nuestra y sobre todo del imaginario de la casa y el hogar y su desintegración por parte de los servicios de inteligencia”.

Lee también  La Décima Feminista: “Vinimos a ser parte de una lucha y este libro es una herramienta”

La investigación

Respecto a los procesos de investigación que exigió el ‘Proyecto Villa’, Contreras sostuvo que “trabajamos con testimonios audiovisuales de distintos sitios de memoria y que responden a un gran trabajo realizado por aquellos que han apoyado este proyecto, entre ellos el Museo de la Memoria y Villa Grimaldi”. Continúa señalando que a pesar de que la información recabada por estas instituciones es de naturaleza pública, la falta de trabajo en el fomento al tema memoria o a la educación cívica y la historia en nuestro país, tienen como consecuencia la falta de interés en estos asuntos en parte de la ciudadanía.

Cájas detalla acerca de este proceso de investigación “que duró más o menos un año, en donde fuimos recopilando historias, anécdotas que huían del morbo o la violencia explícita para enfocarnos más en el horror subterráneo, en la dictadura invisible de los gestos y espacios de una casa resignificados para la tortura”. Agrega que el proceso no fue directamente con las víctimas sino que “accedimos a través de sus relatos orales y escritos de esos años, a un territorio que nos permitió crear una puesta en escena sui generis, un “monstruo” que lograra aunar todas las casas y todos los tiempos de la dictadura, inclusive los imaginados”.

Las expectativas

Por último, quisimos saber qué expectativas o reacciones esperaban en quienes asistan a las presentaciones de Proyecto Villa en el GAM. Daniela comentó que “este trabajo lo hacemos porque necesitamos contarle al resto lo que sabemos y necesitamos que todas las generaciones sepan, sobre todo las más nuevas, que esto sucedió y sucede ahora”. Enfática, agrega que siguen existiendo “muchos espacios de los que no tenemos idea, espacios por los que pasamos a diario y que fueron centros de tortura, muchos que no alcanzaron a ser rescatados e incluso su numeración ya no existe y hoy son otra cosa, por eso no hay que olvidar que lo que pasó es tan frágil y puede volver a suceder si no hacemos  un verdadero trabajo de memoria”.

Lee también  Otoño para leer: Este viernes empieza la 1ª Lluvia de Libros en el Patio Central del GAM

Edison, por su parte, comenta que quieren “inquietar al espectador, incomodarlo, hacerlo parte de esta casa para que en esa inmersión se reconozca y se produzca el extrañamiento. Queremos que tome partido y tome decisiones para que después de la obra se produzca el golpe de efecto. Que la dictadura creció y se perpetuó gracias al miedo y la obediencia producida por el horror del dictador y sus servicios de inteligencia”.

Dirección y Dramaturgia: Edison Cájas y Daniela Contreras López | Performers: Paulina Urrutia y Daniel Candia | Diseño e iluminación: Nicolás Jofré | Arte y utilería: Daniela López | Realización Audiovisual: Edison Cájas y Manuel Loyola | Composición musical: Gonzalo G. Galleguillos | Jefe Técnico: Manuel Loyola | Asesoría Investigación: Evelyn Hevia | Producción: Noto Films

——————————-

22 junio al 7 julio

Sábado y domingo – 19 horas. Sala B1.

Centro Cultural GAM

Entradas: $6.000 Gral., $3.000 Est. y 3ed.

Para mayores de 12 años.

 

25 junio, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Macarena, la mujer con baja percepción visual que recorre las marchas con agua de laurel

28 noviembre, 2019

Entrevistas

El mundo de la cultura reflexiona sobre el Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución 

26 noviembre, 2019

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

RECOMENDADOS

Ricardo Martínez recomienda: Song Facts

RECOMENDADOS

Mauricio Redolés recomienda: Milico

RECOMENDADOS

Mirko Macari recomienda: 21 lecciones para el siglo XXI