Cine

SANFIC 2019: “El mejor festival de cine es el que se hace pensando en la gente”

6 agosto, 2019


Desde hace quince años, agosto se ha convertido en el mes en donde la capital transforma sus movimientos habituales y se vuelca a disfrutar durante una semana de distintas actividades en que el cine es protagonista. El Santiago Festival Internacional de Cine, SANFIC, este año celebra su décima quinta edición, consolidándose como uno de los certámenes más importantes de Chile e Iberoamérica junto con FICValdivia, el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar y BAFICI.

Haciendo un recuento de cuánta historia ha pasado por las salas de cine capitalinas desde 2005, son más de mil 300 los títulos internacionales y más de 130 películas nacionales las exhibidas en este certamen cuya idea fundacional fue la de instalar en la ciudad de Santiago un festival de cine que estuviera a la altura de lo que estaba sucediendo en la industria cinematográfica mundial.

Carlos Núñez, director artístico de SANFIC, complementa las razones de porqué nace este festival señalando que por esos años circulaban películas de directores importantes a nivel mundial y de jóvenes talentos que no llegaban a nuestro país, por lo tanto, urgía abrir una instancia que permitiera que estas llegaran a las salas locales. Además, por estos lados “estaba apareciendo toda una camada de directores nacionales que estaban haciendo sus primeras películas como Matías Bize, Alicia Scherson o Sebastián Lelio y que llegaban a participar en algunos de los festivales más importantes del mundo».

Por otra parte, Gabriela Sandoval, directora de SANFIC Industria, pone énfasis en la misión que ha trazado este festival de poder conectarse con las audiencias locales, de sintonizar con sus inquietudes y ser una vitrina que refresque la cartelera habitual nacional. “En Chile se cuenta con alrededor de 300 estrenos durante el año y SANFIC en una semana ofrece más de 100 títulos en que muchas de sus secciones y focos pertenecen a los festivales más importantes del mundo”, agrega Sandoval.

Tanto Núñez como Sandoval afirman con pleno convencimiento que durante 15 años años organizando el festival, siempre lo han hecho pensando en Santiago, pensando en la ciudadanía, siempre creyendo que “el mejor festival de cine es el que se hace pensando en la gente”.

¿Cuál película vemos?

Quizá una de las razones más potentes que logra que un festival de cine sea exitoso es la manera en cómo definen su curatoría, ese momento en que deciden cuál será la línea programática a desarrollar. Sobre esto, Carlos Núñez comenta que desde un principio el equipo organizador de SANFIC se preocupó de trazar una hoja de ruta para determinar qué títulos califican para exhibirse y de paso, lograr configurar un sello propio e identitario.

Lee también  Obra inclusiva ‘Punto Ciego’ vuelve a los escenarios en Teatro del Puente

Cuatro son los ejes que se utilizan en la confección de la grilla de películas cada año. Primero, las cintas deben ser actuales, es decir, estrenadas el mismo año o el anterior; segundo, escogen trabajos de directoras y directores que “tengan un punto de vista claro, que detrás de cámara se vea a mirada de un realizador queriendo decir algo”; tercero, en relación a las competencias tanto Internacional como de Cine Chileno, procurar que exista un equilibrio entre los competidores incluyendo hasta las quintas películas de los realizadores porque más allá de esa cota “se pondría muy dispareja la competencia” y por último, seleccionar piezas que vengan de distintas partes del mundo de determinan luego de recorrer diversos certámenes como Sundance, Berlín, Cannes, San Sebastián, Venecia y a través de las películas que postulan a través de su propio formulario y que en cada edición alcanzan a ser más de mil títulos.

Tony Manero

Quiero mis 15: la gente del cine reflexiona sobre la historia de SANFIC

Así como hace años estaba la costumbre de que la juventud celebrara con bombos y platillos el momento en que cumplían sus 15 años, del mismo modo quisimos saber qué opinan diferentes trabajadores de la industria cinematográfica local sobre la historia de este festival que alcanzó su adolescencia.

El realizador nacional, Che Sandoval, conoce bien de cerca la historia de SANFIC, sus dos últimas películas Soy mucho mejor que voh y Dry Martina se estrenaron ahí, por eso afirma que este festival junto con el de Viña y el FICValdivia son los más importantes de Chile. Sandoval señala que el buen uso que hacen de su presupuesto trayendo películas importantes o figuras reconocidas más los vínculos que han hecho con certámenes como Cannes, lo han posicionado muy bien en el circuito local e internacional.

El director plantea el ejemplo de BAFICI como un festival al que SANFIC debiese mirar por distintas razones, por su muy buen trabajo de prensa, por que “toda la gente acreditada puede ir a ver las películas en cualquier horario”, porque hay una gran convocatoria a críticos lo que hace que se hable mucho más de las películas y por que allá las salas están llenas de gente permanentemente.

Lee también  Ariana Harwicz, sobre La débil mental: "Ese mundo oculto que los hombres no entienden"

Nathalia Aragonese, protagonista de la película Cabros de mierda, piensa que en relación a las políticas públicas y las estrategias comerciales del cine en Chile, “los festivales aparecen como un espacio tremendamente necesario para el cultivo desde todas las perspectivas de este arte, suplen el vacío pero también se convierten en un espacio de desarrollo cultural y punto de encuentro con el cine a nivel global. La existencia de este tipo de festivales alimentan la inspiración y recuerdan lo particular y potente que puede llegar a ser el cine y en ese espacio SANFIC ha logrado mantenerse y proyectarse con fuerza”.

La Mentirita Blanca es el primer largometraje del director nacional, Tomás Alzamora, proyecto que fue parte del laboratorio de SANFIC. El joven director a partir de esta experiencia pudo enfrentarse “a grandes especialistas del cine”, rescatando el hecho de que “cuando ves que las personas te dicen que es un buen trabajo, eso te da energía para seguir con tu proyecto”.

Alzamora continúa señalando que el nivel de invitados del festival es muy bueno, además, las actividades que planifica a nivel de industria con presencia de programadores, productores o el Work in Progress en donde se muestran películas casi terminadas, son ejemplos de “lo positivo de SANFIC para la industria audiovisual nacional”.

Lucas Engel, productor de cintas como Prueba de Actitud y Dry Martina, reconoce profundamente “lo que ha logrado Storyboard Media junto con Carlos Núñez y Gaby Sandoval, que llevan 15 años posicionando y creando un festival de nivel internacional, con una gran curatoría de películas y una calidad de invitados internacionales -este año con Gael García y Wagner Moura– que no le deberían envidiar nada a ningún festival de Latinoamérica”.

Finalmente, para la realizadora nacional responsable de Mala Junta, Claudia Huaiquimilla, SANFIC cumple un rol muy importante, por ejemplo, dando acceso a los espectadores a películas premiadas y programadas en festivales muy importantes como Cannes, pero también exhibiendo trabajos de realizadores locales  “y que ya son un espacio clásico entre estudiantes y realizadores consagrados como lo es Talento Nacional”. Además, Huaiquimilla apunta al gran espacio que se le da al apoyo de proyectos y la conexión importante que se genera con estas nuevas películas en instancias como Ventana Sur o el Festival de Cine de Guadalajara.

6 agosto, 2019

Más actualidad