Deportes

Doctor Orozco: “No quiero que descienda, pero si desciende, nos van a ayudar a recuperar a la U”

2 octubre, 2019


Siempre tiene algo que decir. René Orozco, el doctor, otrora presidente de la Corporación de Fútbol de la Universidad de Chile, habló de todos los temas que conciernen al club, dejando varios títeres sin cabeza. En conversación con radiolaclave.cl, fustigó la forma en cómo llegaron las Sociedades Anónimas Deportivas, tuvo palabras para las capacidades de Carlos Heller, disparó en contra de Sergio Vargas y apuntó a la recuperación del club.


Momentos antes de comenzar la entrevista, el Doctor Orozco ya había lanzado su primer dardo:

“Nosotros ya habíamos decidido vender una parte de los activos de la Corfuch. Aquí están las estafas colectivas. Pero esto no va a quedar así. Aquí no se están enfrentando con el doctor Orozco que está patuleco y listo para irse para el otro lado, se van a enfrentar con la Universidad de Chile y todos sus socios. Es un enemigo que va a hacer justicia. Son muchos los jóvenes que están detrás de la defensa del robo que nos han hecho. No se puede quedar un robo, frente a miles de personas que forman parte de la institución así y todos callados. A mí no me extraña que algunos periodistas de algunos diarios de derecha no hayan ni hablado del tema nunca, van en la parada”.

—Doctor, lo primero, ¿qué le parece que Azul Azul tenga pérdidas por 14 mil millones de pesos y que la quiebra de la CORFUCH se haya decretado aproximadamente por el 10 o 15% de ese monto?

¿Y qué puedes esperar de un club que está dirigido, voy a tener que usar un término médico, por una persona que no terminó ni las humanidades? Aquí en la esquina de mi casa, donde hago el Loto, me encuentro con la profesora de él.

—¿De Carlos Heller?

Sí. Que no sirvió para nada. Que lo tuvieron que mandar al Falabella de Ahumada porque no sirvió y luego estuvo en Iberia. No subió nunca de Segunda. Asumió la U, en Iberia asumió un empleado secundario y ascendió altiro. O sea, un inútil completo. ¿Qué se puede esperar de un inútil? Ponen gente que yo conozco: “Doctor, si no nos pagan mañana, no jugamos”. Hoy día asesor importante de la U, Vargas, pues, no te quedes con dudas. O sea, esa gente está asesorando.

Un presidente analfabeto que no fue capaz de terminar los estudios secundarios y asesores que no sirven para nada, amenazando a la U hasta ganar 14 millones mensuales, que es lo que ganaba Vargas. Entonces, yo te digo, un Gobierno que no sé cómo, y que yo apoyé porque estuve con Ricardo Lagos 20 veces, se hicieron los tontos con la expropiación de una institución fiscal. Si tu sientas ese precedente, tendrían que estar expropiados todos los hospitales de Chile”.

—Doctor, vamos al principio. Cuando usted asume como presidente, ¿en qué estado encontró a la U? ¿Qué era?

Nada. Había estado quebrada y el decano de derecho vendió una propiedad y la U subió de nuevo a Primera. Ahí llegué yo. No era nada. Hace 25 años, como a ustedes los periodistas les gustan las fechas, no ganaban nada. Gracias a que atendí a uno de los jefes de la Coca-Cola, me regaló el terreno para tener la Ciudad Azul. Me lo regaló a mí para la U, no como un regalo personal. ¿El Caracol Azul? Era de una enferma mía que me lo regaló porque me estimaba y me quería. Me regaló el fierro para hacer la construcción. Y si alguien tiene alguna duda, me regaló también fierro para que yo hiciera, como me gusta mucho jardinear, hice algo para tener mi jardín tapado. De tal manera, que todo fue conseguido de esa manera. La cantidad de socios que fueron a cooperar para construir el Caracol… todo lo hicimos de esa manera, con mucho sacrificio y mucho esfuerzo.

¿Sabes lo que me decían de “los bandidos”, que dicen que son Los de Abajo, cuando salía cuando jugábamos en el Nacional, que entre paréntesis me lo consiguió Eduardo Frei? Los superiores de Carabineros me decían “doctor, se están portando bien sus niñitos”. Eso es lo que conseguimos: Bajamos la droga, hicimos la escuelita, 15 muchachos que estaban en la calle estudiaron y se recibieron como profesionales, por supuesto en universidades estatales. Todo lo que hicimos fue admirado. Y te lo voy a mostrar por si tienes alguna duda, la foto en donde Diego Maradona, ya que está tan de moda de nuevo, me da un abrazo y me dice “doctor, yo vengo gratis para ayudar a Los de Abajo”. Esas cosas sucedieron en la U. La hicimos de nuevo, le dimos nuevos valores. A algunos no les gustó que a la barra los tratáramos como personas, a pesar de que los Carabineros me decían, no públicamente, que se portaban bien. Yo lo transmitía a la prensa.

—Doctor, sigamos avanzando. Hace poco hablé con el Leo Rodríguez y le pregunté cómo un jugador con esa trayectoria llegó a la U. ¿Cómo se gestó?

Porque nosotros, con todo lo que te cuento que hicimos con el Club y la barra, jugadores como él, de esa calidad, querían venir a la U. Tal como te cuento con Maradona, que me dice que venía gratis para jugar por Los de Abajo. ¡Por Los de Abajo, no por la U! Hasta que nos apareció este monstruo, que de la noche a la mañana, en pocos días, liquidó todo. ¿Has visto una expropiación tan rápida en este país? ¡Pregunta a los más viejos! ¿Hasta cuándo se hacen los desentendidos los periodistas y no desenmascaran a este “héroe” que vendió cada parcela en 140 millones y que ya están vendiendo?. La gente sabe que esto fue un negociado que ya se va a terminar.

—Siguiendo en esa época, ¿cuál fue el problema que tuvo con Marcelo Salas? ¿Qué es verdad y qué mito?

Yo, problemas con los jugadores, no tuve nunca, con ninguno. Solo que yo exigía la disciplina. Segundo, como no vamos a hacerle cargos falsos jamás a ningún ser humano, no todos nos hicimos examen de pelo. ¿Sabes cuántos jugadores de la U en pleno éxito futbolístico habían consumiendo drogas? ¡Cinco con cocaína encontramos! Yo estaba en ese grupo que se hizo examen de droga, el primero que se los hizo. Nunca diré quiénes eran, como buen doctor.

—Pero en específico, ¿su problema con Salas? ¿El partido de despedida?

Yo no siento que tuve problemas con él. No sé si él tuvo conmigo, pero yo qué problema iba a tener con Salas. Al papá de Salas le conseguí trabajo en la U. Lo ayudamos a comprar un auto. Llegó acá con una mano delante y otra detrás. El papá donde me veía, no sé ahora, me daba un abrazo. ¿Tú crees que puedo tener problemas serios con Salas cuando el papá lo único que me daba era las gracias?

—¿Es cierto que para el 2005 la U pidió que le adelantaran dineros por su participación en Copa Libertadores y la Conmebol aceptó si es que usted cedía el cargo?

Eso no fue así. Lino Díaz era el segundo. ¿Por qué estaba ahí Lino Díaz? Porque el papá de su primera señora, la de esa época, trabajaba conmigo. Yo lo ayudaba mucho a él porque tenía sus años y no se había recibido. Nos ayudaba en el hospital. Todos los periodistas que iban, lo conocían. Cuando hubo que nombrar a alguien y yo tenía al doctor al lado mío todos los días en el hospital, dije “esta es la persona que puede estar más próxima”. Y así salió. Después ya empezó a introducirse en la U.

—¿Arturo Salah es responsable de la llegada de las Sociedades Anónimas?

Ahí yo tengo serias dudas. Yo creo que los responsables de las sociedades anónimas, y que cambiaron la U, fueron del Presidente de la República para abajo. Todos estaban de acuerdo. Yo fui a La Moneda a hablar con Francisco Vidal. Yo llegaba fácil ahí, porque yo había ayudado a Lagos en su campaña electoral, pero al margen de eso, porque mi hijo periodista, Pablo Orozco, trabajaba con él. Fui cuando supe que querían expropiar a la U.

Fui a hablar con Vidal, el mismo que figura en la televisión todos los días y se ríe harto. ¿Por qué estoy enojado con él? Porque creo en la dignidad y la palabra de las personas. Fui a hablar, no estaba el día que me iba a recibir en La Moneda, alegué y me dijeron “él lo va a llamar por teléfono”. Todavía estoy esperando. No me llamaron, estaban todos alineados con el síndico. El síndico veloz, le puse yo. ¿Sabes lo que me dijo el doctor que me vio? Que el papá que había comprado acciones por 160 millones, ya la vendió. Todos van a vender porque ninguno se va a poder quedar con lo que nos robaron. Yo nunca cobré nada. Yo no soy propietario de la U, nunca cobré nada, por mi profesión y situación económica.

—El día que la U juega la final de la Copa Sudamericana 2011 usted estaba en CNN. ¿Por qué dejó de seguir tan fervientemente al equipo?

Me enfermé, pues. Tengo un tercio de la fuerza del corazón. En noviembre tengo de nuevo la colocación de los marcapasos. Los médicos me retaban solo de que hablara de la U, porque el corazón se acelera. No tenía fuerzas ni ánimo. Y la otra razón, por todos los sinvergüenzas que se empezaron a ver en el directorio. El Lino Díaz se arrancó fuera del país. Esas cosas nunca las esperamos. Yo menos. ¿Cómo iba a seguir ahí? Habría tenido que ir con una ametralladora para matar a todos los ladrones, no hubiera quedado nadie. Hubiésemos tenido que elegir una nueva directiva.

—¿Y qué le pasa con esta U en donde Carlos Heller es el máximo accionista?

Nunca pensé que la U de Chile, representante de la principal universidad de este país, iba a tener al primer fracasado de preparatoria.

—Y del directorio, ¿qué opina?

No pueden ser directores, no han sido elegidos. Los que eligen, en la U, son los socios. No cuatro arreglines entre ellos. Al presidente y directivo, los eligen los socios. ¿A cuál de estos lo han elegido los socios? Los fallos judiciales indican que no son dirigentes, que el único presidente con derecho y elegido, he sido yo.

—Y ahora, con el retorno de la CORFUCH, ¿qué espera?

Espero que la U vuelva a ser la institución que hicimos entre todos.

—¿Pero lo ve posible?

Por algo están vendiendo las acciones. Los que hacen negocios, saben muy bien cuando el negocio se viene abajo.

—¿Y cuáles son los pasos a seguir?

Los pasos a seguir es recuperar la U con toda la plata que nos robaron.

—¿Y de qué forma se hace eso?

Como se recupera la libertad en un país, como se recuperan todas las cosas de valores y principios. Con la razón, como dice el escudo, o la fuerza. A la U no se la van a robar y se van a ir para su casa, te lo aseguro que no. Yo gastaré mi último 30% de función cardíaca y ayudaré a eso. Y además los vamos a meter presos. Esto no viene de la imaginación, alguien organizó todo esto para quedarse con el patrimonio de la U. Sea quien sea, tenga la altura del político que la tenga, me da lo mismo. Si muero por eso, no me quiero hacer el héroe, ayudaré a los muchachos. ¿A quiénes? A Los de Abajo, porque son los que hicieron la U, ayudaron a hacerla, fueron capaces de cambiar su drogadicción y estudiar cuando estuvieron en la calle. A la U no se la roba nadie.

—Usted como hincha, ¿cómo evalúa el periodo de Carlos Heller como máximo accionista?

Salen en todos los diarios las tonteras que hace. Se rodea de asesores como Vargas, córtala. No sé, yo nunca fui médico de él, pero el pobre tendrá alguna afección cerebral, si no fue capaz ni de terminar ni sus estudios. Pero no quiero masacrar a una persona tan incapacitada. No es mérito para un doctor.

—¿Lo de Goldberg y Vargas como directores deportivos cree que es por capacidades o por imagen?

¡Yo no los habría elegido jamás! A Vargas nunca. Cuando iba a amenazarme, uno o dos días antes de jugar, “si no nos paga, no jugamos”. 14 millones. Cuando tuve que ir al juzgado, para defender a la señora porque no recibía un 5, me la encuentro y me dice que no tenían para pagar la universidad, porque el maridito no le daba. ¿A ese lo voy a poner? Estoy enfermo del corazón, pero no de la cabeza.

—¿Y cómo va la situación de la U, en zona de descenso?

La U, así como está, tiene todas las posibilidades de descenso. Pero siempre va a haber gente que la va a sacar adelante, así como en otra época lo hizo el decano de la Escuela de Derecho.

—¿Usted cree que si la U desciende, la Sociedad Anónima empieza a tambalear?

La S.A. se ha transformado en un negocio del fútbol. El que no entiende eso… el fútbol necesita dinero para mantenerse, pero no es un negocio, no es una empresa para ganar plata. Y quiero rendirle honores a quienes fueron dirigentes antes que nosotros. Siempre tuvieron que poner plata los dirigentes. ¿Tú crees que los equipos chicos de provincia quién los mantiene? La gente que es de esa ciudad.

—Hace 18 años que la U no gana en el Monumental, desde que usted era presidente. ¿Cómo ve el partido del sábado?

La U va a perder con Colo-Colo. Hay que ser muy optimista para pensar que no. Y perderá algunos otros partidos. Ahora, si va a descender, como van dos, tendría que ser adivino. Ojalá que no. Pero, si desciende, nos da lo mismo. Yo no quiero que descienda, pero si desciende, nos van a ayudar a recuperar a la U. Van a despertar Los de Abajo, que ya lo hicieron y se asustaron todos. Todos los que vendieron a la U van a tener que tener mucho cuidado, no estoy diciendo ninguna amenaza, la U tiene mucho poder, que va por encima de las personas. El síndico qué explicación va a dar, cómo ni siquiera averiguó cuánto dinero teníamos, porque no debimos quebrar. Yo lamento nomás no ver todo el capítulo, porque será largo y mi salud no va para largo, pero estaré contento.

*Foto de portada: Ricardo Ramírez (El Gráfico)

2 octubre, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Macarena, la mujer con baja percepción visual que recorre las marchas con agua de laurel

28 noviembre, 2019

Entrevistas

El mundo de la cultura reflexiona sobre el Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución 

26 noviembre, 2019

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

RECOMENDADOS

Gianluca recomienda: True Detective

RECOMENDADOS

Sebastián ‘Chamagol’ González recomienda: El niño que domó el viento

RECOMENDADOS

Alan Reale recomienda: Ecce Homo