Deportes

Pato Cornejo y la nueva Copa Davis: “Hasta que no se termine, no vamos a saber exactamente si es bueno, malo o regular”

18 octubre, 2019


Motivado nuevamente con el tenis y con el relanzamiento de su club en Lo Barnechea, Patricio Cornejo, ex tenista nacional e integrante del equipo de Copa Davis como jugador y técnico, habló de su actual momento, repasó su carrera y también tuvo palabras para la contingencia tenística.

—Cuénteme del relanzamiento de su complejo deportivo. ¿Cuántas canchas tiene? ¿Instalaciones? ¿Se juegan torneos de menores?

Hicimos y estamos haciendo algunas reparaciones dentro del club, las cuales se están llevando con mucho éxito, así que por ese lado estoy muy contento. Estamos tratando de reencantar a la gente un poco, aunque se ha ido superando rápidamente, así que me tiene muy feliz. Todo lo que hay en el club, ya sea fútbol, tenis, piscina o gimnasio, se ha ido potenciando rápidamente, así que está llegando gente y estamos de vuelta, estoy contento con eso, después de algún tiempo en que mentalmente estuve un poco alejado. Ahora, al 100%. A trabajar e ir hacia adelante, mirando las cosas con optimismo.

—¿Trabajando con la Federación?

Ahí hay trabajo todos los días, con eventos en los cuales Chile tiene que participar en Sudamérica, también en Estados Unidos o quienes van a Europa. Preparando a la juventud, a los que nos tendrán que representar en torneos de categoría e importancia en un futuro cercano.

—Don Pato, repasemos momentos de su carrera. ¿Algún recuerdo de Roland Garros 1974, donde fue cuartofinalista?

La verdad que yo creo que a todos los deportistas les pasa, que le toma el peso a las cosas después de que ha pasado algún tiempo y es lo que a mí me ocurrió. Fueron unos cuartos de final muy importantes, entre los primeros 8 de Roland Garros. Son momentos que a uno le quedan, porque uno cuando empieza a recordar dónde tuvo sus mejores actuaciones, sin duda ese torneo fue de mis mejores presentaciones.

—Como doblista llegó a la final en Roland Garros 1972 y el US Open 1974, ¿al día de hoy, tienes algo que reprocharte en dichas finales?

Yo diría que no tanto. Lógicamente que uno a veces puede quedar un poco dubitativo, quizás lo pude hacer mejor, quizás no tomé una buena decisión, pero siempre pensando en que estaba haciendo lo mejor. Creo que uno tiene que aceptar siempre el reto, en la vida incluso, para después no lamentarse. Lo intenté y no lo pude hacer mejor, eso me deja más tranquilo que otra cosa. Siempre traté de ir al frente.

—¿Y cuáles son sus sensaciones cuando se te viene a la memoria la final de la Copa Davis del 1976?

Ese fue un camino largo. Antes de llegar a esa final, perdimos un año antes una semifinal con Suecia, en Boston, una llave muy bulliciosa. Al año siguiente, el 76, volvimos nuevamente y llegamos a la final. Lamentablemente la perdimos. Esa final nos dejó con un poco de dolor. Oportunidades de llegar a la final de un evento como ese no es fácil. Y a veces se da solo una vez. Creo que comenzamos con mucha humildad, tranquilos, un proceso que iniciamos el 73, en Sudamérica, fue un camino largo, pero muy productivo. Tuvimos triunfos importantes, pero también sufrimos derrotas en el camino. Al final, muy feliz, satisfecho y orgulloso de lo que hicimos, ¿qué más se podría pedir? ¿Haber ganado? Lógicamente que sí, estuvo en la cabeza de uno. No se pudo, se entregó todo, se hizo todo lo posible y todavía estoy contento. Claro que es mejor ganar que perder, pero entregamos todo lo que se pudo.

Lee también  Jarry cae en Eastbourne y junto a Garín solo piensan en Wimbledon

—¿Qué le parece el regreso de un torneo ATP a Chile?

Muy bueno. Hay que motivar. Sirve mucho para que la juventud, para chicos que tienen 10 o 12 años, puedan sentir lo que es un torneo internacional. Seguramente pueden pensar a ver si ellos llegarán algún día a jugar un torneo así. Eso ayuda a que los chicos le pongan más ganas, fuerzas, concentración y que aprovechen cada minuto en la cancha.

—¿Cristian Garín y Nicolás Jarry tienen la obligación implícita de estar en Santiago 2020?

Creo que ellos quieren estar en todo lo que sea importante. Si no tienen el ranking suficiente, espero que lo tengan, se les puede dar una invitación. Y hay otros que quizás también tengan ganas de optar a un wild card.

—¿Cómo evalúa el momento de ellos dos?

Uno quiere que siempre ganen, pero creo que están en un momento en donde están aprendiendo, son jóvenes y cometen errores. También han tenido triunfos rutilantes. Eso también es una cuestión de motivación, cuando te va bien; y cuando pierdes, es lo que tienen que ver, dónde hay que trabajar. A veces las derrotas enseñan más que un triunfo, hay mucho que aprender ahí. Las derrotas a veces son positivas para revisar cómo estás trabajando, qué estoy haciendo, si estoy eligiendo bien los torneos, si me falta trabajar algo, la volea o el saque, si es que tengo que hacer más trabajo físico. Las derrotas están incluidas en el menú.

—A su juicio, ¿por qué Gonzalo Lama o Bastián Malla, tan destacados en junior, no logran aún despegar?

Yo los he visto poco a ellos. No conozco su situación, hace muy poco que estuve ahí con la Federación de Tenis, que vienen trabajando con ellos hace muchos años. No sé si han elegido bien los campeonatos o si han tenido lesiones importantes que no les hayan permitido mantenerse jugando regularmente. No sé cuánto trabajan, cómo trabajan, si su alimentación es la correcta. No tengo una respuesta. Tienen juventud y podrían dar un poco más. ¿Cuánto? No lo sé. Habría que preguntarle a sus entrenadores.

—Entrando en Copa Davis, ¿Cree que Marcelo Ríos le hace un daño a los jugadores del equipo de Copa Davis con sus salidas inoportunas o lo hace para captar atención y liberar un poco de la presión a los tenistas?

Lee también  Garín cae y se despide de Londres

Yo hace mucho tiempo que no estoy ahí. Uno siempre espera lo mejor. Hasta el momento Nicolás Massú siempre ha dicho que Marcelo Ríos ha sido útil. Nicolás es alguien de mucha experiencia, que tiene madurez, jugó Copa Davis, es el jefe del equipo. No he escuchado ni leído que alguien del equipo haya dicho algo sobre Ríos, que no los deje concentrarse o se crea todavía figura. No me atrevo a decir ni lo uno ni lo otro, porque uno está afuera. Marcelo normalmente está en la cancha o en el hotel, en los mismos entrenamientos, cuando se conversa, cuando e toma desayuno o se almuerza. A lo mejor está haciendo bien la pega ahí, no podría decir si les hace mal o bien, pero se ha mantenido ahí de hace algún tiempo ya.

—¿Qué le parece la nueva Copa Davis?

Ahora va a venir la respuesta. No se ha jugado la fase final y hasta que no se termine, no vamos a saber exactamente si es bueno, malo o regular. O si para algunos países no es bueno; algunos dirán que es un estupendo formato, porque a lo mejor no tienen que estar viajando todo el año de un país a otro y se pueden concentrar en su quehacer individual. Hay un montón de cosas que uno se pregunta. Mientras no tengamos el resultado final y los actores o la Federación Internacional, no se pronuncien al respecto…

—¿Para usted mataron la esencia de la Copa Davis?

A mí me gustaría ver Copa Davis en Chile. Eso no quiere decir que el formato no sea bueno para los jugadores o las federaciones. Me gustaría ver la Davis en Chile, vamos a ver si eso ocurre. De momento, la final se juega en Madrid.

—¿Quién le ha llamado la atención en el circuito ATP este 2019?

Lo que me ha llamado la atención es que si se sacamos a Novak Djokovic, si sacamos a Roger Federer y a Rafael Nadal, puede pasar cualquier cosa en la cancha. Lo que estoy diciendo es que Garín le puede ganar a Daniil Medvedev, que es quien se está perfilando para meterse en el grupo entre los cuatro mejores, pero el resto son como ganables. A Alexander Zverev, los chilenos le han ganado, le han ganado a jugadores buenos, no hay una supremacía. Para ganarle a Djokovic, Federer y Nadal hay que jugar increible. A esos uno los deja afuera, porque esos tres aún jugando mal, ganan. Medvedev se perfila como el cuarto mejor. Andy Murray, con su lesión, lamentablemente no logrará recuperarse para jugar como jugaba. Los demás son todos ganables. Los que están 20 en el ranking, que juegan con un 40, si no juegan como un 20, es posible que pierdan, eso pasa. Medvedev es duro de ganar. Las posibilidades de los chilenos, individualmente, no son malas. Hay un revoltijo de jugadores a los que realmente hay que jugarles muy bien.

18 octubre, 2019

Más actualidad

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

Entrevistas

Tres versos para una historia: Distintas generaciones reflexionan sobre cinco demandas del Chile movilizado

12 noviembre, 2019

Entrevistas

Luis Marín sobre Kast: “Este tipo de gente no ayuda en nada, si queremos volver a la calma, él no contribuye”

31 octubre, 2019

RECOMENDADOS

Gepe recomienda: Lemebel

RECOMENDADOS

Ignacio Socías recomienda: Fleabag

RECOMENDADOS

Gianluca recomienda: True Detective