Deportes

Bárbara Hernández, nadadora de aguas gélidas: “Meto el dolor en una cajita donde estorbe lo menos posible”

14 julio, 2019


Desde hace más de 15 años, la nadadora de aguas gélidas, Bárbara Hernández, sueña con cruzar el Canal de la Mancha, el brazo del océano Atlántico que comunica a Gran Bretaña con Francia. El cruce también conocido como English Channel, consta de 35 km y puede demorar entre 12 a 27 horas de natación continua. “Es el Everest de los nadadores”, dice Bárbara.


“La primera vez que pensé en cruzar el canal tenía 17 años, ahora tengo 33. ¿Podré ser la chilena que nade este cruce? ¿Por qué no? La primera mujer en el mundo lo hizo hace 90 años, yo seré la primera chilena en intentarlo“, dice la Sirena de Hielo.

Bárbara es psicóloga de la Universidad de Chile y explica que siempre ha tenido que trabajar paralelo a sus entrenamientos porque el financiamiento ha sido lo más difícil de conseguir.

“Este cruce es muy costoso, entre todos los gastos sale por lo menos $10.000.000. Ese monto por ejemplo, es el financiamiento total al año que me entrega el Ministerio del Deporte desde 2017. Vengo de una familia de esfuerzo en la que es imposible lograr reunir esa cantidad de plata solo para ir a nadar una vez. Entonces ha sido un proceso super largo de mucho esfuerzo y muy pensado hasta finalmente poder decir que lo intentaré”, dice Bárbara.

“La oportunidad de poder enfrentarme a este canal que es uno de los más peligrosos del mundo, es poder medir mis destrezas no solo físicas, sino también mentales por la cantidad de horas que uno permanece en el agua. La corriente es muy fuerte al igual que el oleaje, estaré sola, en la noche, frente a la inmensidad del mar. Por la peligrosidad no permiten cruces masivos”, detalla.

Bárbara postuló hace cuatro años para poder cruzar este mes el Canal de la Mancha sin saber si podría realmente pagar incluso la inscripción completa.

Lee también  Mario Salas habló de Rossi, Valdivia, los problemas de Colo-Colo y el próximo refuerzo

“Me interesa poder motivar a niñas y mujeres a que persistan en sus metas y trabajen en ellas porque a nosotras siempre todo nos cuesta el doble. Nos tiran para abajo, cuestionan nuestras capacidades físicas y mentales. En este caso pasa en el deporte, pero los cuestionamientos hacia nosotras se dan en todos los ámbitos. Sobre todo en Chile, en el exterior valoran que yo sea mujer y me apoyan”, dice la nadadora. 

El año 2016 Bárbara compitió en la Copa del Mundo de Natación de Invierno que se desarrolló en distintos países de Europa. Era la única chilena nadando a temperaturas bajo cero. En esa ocasión ganó 17 medallas y se coronó campeona de dos distancias en las frías aguas de Rusia. “Cuando fue la premiación no estaba la bandera de Chile en las pantallas porque ellos no la tenían, ¿quién iba a pensar que la única chilena metida ahí iba a ganar?”

“He podido medirme con las mejores del mundo y me he dado cuenta de que las mismas dificultades que he pasado son las que marcan la diferencia en el momento del agua. Yo no me salgo ni amarrada, tengo que darlo todo, tengo que sentir que lo di todo, cuando tengo miedo, cuando tengo frío o siento que no voy a poder, me concentro en toda la gente que me ha apoyado y que ha visto todo el camino recorrido. Hay cosas mucho más dolorosas, hay que darle no más”, dice Bárbara.

—¿Ocupas un traje especial para resistir el frío o tu cuerpo tiene alguna característica particular?

“No, ¡nada! Uso traje de baño normal, lentes y gorra, ninguna aislación térmica. Creo que las mujeres tenemos gran tolerancia a la frustración, al dolor, a todo. Nuestra mente nos acompaña, tenemos la determinación y la tolerancia al dolor por sobre todas las cosas. Yo estoy tan concentrada en lo que decidí que no pienso en el dolor. No es que lo deje de sentir en algún momento mientras nado, porque se siente como cuando uno se fractura las manos o pies, pero meto ese dolor en una cajita donde estorbe lo menos posible y me concentro en lo que tengo que hacer”.

Lee también  Víctimas de trauma ocular tienen entre 12 a 62 años y 87% son hombres

No es divagar ni pensar, sino estar concentrada. El resto son imágenes que me acompañan en esos momentos difíciles. Pienso en mi pololo, en mis papás, en mis abuelos, en que estoy comiendo pastel de choclo en el patio y así no permito que llegue la angustia. El miedo siempre está pero no permito que eso me absorba. Estos grandes desafíos te impulsan a sacar lo mejor y peor de ti, a mirarte de frente en esas condiciones tan duras”.

Bárbara dice que todo se sintetiza en cómo las personas se enfrentan y adaptan al dolor. “¿Qué espacio le dejas ocupar en el presente? Toda la diferencia la hace el cómo uno se banca el dolor, eso es lo que marca a las personas, la mejor demostración  de su carácter, cómo están dispuestas a enfrentar su dolor”.

La deportista cuenta que hasta 2016 se financiaba ella, su familia y amigos que hacían rifas para poder pagar sus viajes representando a Chile. “Pensé en dejarlo muchas veces, incluso personas queridas y cercanas a mí me lo dijeron, duele, pero no lo haré. Es mi pasión y lo siento dentro cada vez que me sumerjo en las frías aguas del mar”.

“En 2016 el empresario Andrónico Luksic empezó a apoyar mi carrera y un año después lo hizo el ministerio. También hay otras organizaciones que han creído en mí y aportan para inscripciones o pasajes”, dice Bárbara.

—¿Qué piensas cuando vas a países lejanos representando a Chile que ha sido tan ingrato cuando has necesitado apoyo financiero para poder seguir?

“El Chile que yo represento es el de la gente de esfuerzo como mis viejos, mis abuelos que siempre han trabajado. Somos de Recoleta y fui la primera generación en ir a la universidad. Pienso en las tías del camarín que se han bancado todas mis lágrimas, pienso en los años que entrené en la Universidad de Chile y cuando pasaba por La Vega en mi cumpleaños siempre me regalaban flores. Pienso que la vida la mayoría de las veces es muy injusta, dolorosa y terrible, pero tiene momentos maravillosos y tener la oportunidad de vivirlo  es único“.

14 julio, 2019

Más actualidad

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

Entrevistas

Tres versos para una historia: Distintas generaciones reflexionan sobre cinco demandas del Chile movilizado

12 noviembre, 2019

Entrevistas

Luis Marín sobre Kast: “Este tipo de gente no ayuda en nada, si queremos volver a la calma, él no contribuye”

31 octubre, 2019

RECOMENDADOS

Gepe recomienda: Lemebel

RECOMENDADOS

Ignacio Socías recomienda: Fleabag

RECOMENDADOS

Gianluca recomienda: True Detective