Entrevista

Daniel Jadue: “Uno puede ser candidato presidencial siendo alcalde”

6 octubre, 2019


El alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, va por la reelección el próximo año, pero no descarta una candidatura presidencial. Sus iniciativas populares le han significado amenazas, aunque el miedo no le impide continuar. “Es lamentable que cuando empiezas a hacer bien las cosas, tus amigos se empiezan a despedir de ti y te dicen que te cuides”.


La municipalidad de Recoleta parece un lugar alegre. Entre colores y pancartas políticas, los chistes y risas son un paisaje común, sobre todo en el sexto piso, donde Daniel Jadue tiene su oficina.

Parte temprano leyendo los diarios, de derecha a izquierda sin tapujos y su día está lleno de reuniones y actividades en las que está presente. Tiene 52 años y dice que su vida siempre ha estado ligada a la política. A los 11 años comenzó a militar, primero por la causa palestina y más tarde en el Partido Comunista (PC).

“Desde pequeño tuve conciencia sobre lo que es la violación sistemática a los derechos humanos en Palestina, la falta de libertad, de democracia y las mentiras como forma de enfrentar la relación con otros”, dice Jadue.

Tenía seis años cuando fue el golpe militar en Chile y recuerda que ver humeando La Moneda, desde su casa en la calle Dominica en el barrio Bellavista, le hizo entender que había una similitud entre lo que estaba sucediendo en el país y lo que acontecía a miles de kilómetros en Palestina.

“Uno nace en un lugar que no escoge, en una familia que no escoge, nace en un tiempo que no escoge y te llenan la cabeza de ideas que uno tampoco escoge. La verdad de Pinochet no era consistente con lo que yo veía, tampoco la verdad de Israel ni de la Iglesia Católica. Uno empieza a darse cuenta del mundo en el que vive y terminas naciendo de nuevo, pero un nacimiento que esta vez escoges. La libertad más grande es vivir según las propias creencias”, dice mientras hojea los diarios que inundan su escritorio.

–¿Cuándo nació de nuevo?

“Cuando empecé a militar en la Unión General de Estudiantes Palestinos. Después seguí en el Frente Popular para la Liberación de Palestina y luego por un decantamiento absolutamente natural porque vivo en Chile, en el Partido Comunista”.

“Eso sucedió después de la firma de los acuerdos de Oslo, donde yo tenía responsabilidades políticas dentro de mi organización en Palestina. Entendí que había un punto de inflexión que cambiaba todas las condiciones y que por lo tanto, ya no podía seguir trabajando directamente en ello, yo no creía en ese acuerdo. Dije que sería un completo fracaso que nos llevaría a la guerra civil y que solo les regalaría tiempo a los israelíes”.

“Pero me trataron de pesimista, de traidor incluso mi comunidad palestina, porque era el único que estaba en contra de firmar la paz, junto con la izquierda palestina, pero los años nos han dado absolutamente la razón”.

Su vida como comunista partió en 1993, cuando tenía 26 años y lo cuenta orgulloso. “Pasé por las Juventudes Comunistas y llegué al comité central, después llegué al comité central del partido como tal y en ese momento me encomendaron la tarea de ser candidato a diputado el año 2001. Fue una decisión del partido, no mía”, dice.

Jadue cuenta que en 2001 ideó con su equipo un proyecto estratégico llamado “Recoleta 2012” y que buscaba ganar las elecciones municipales en ese año, y así fue.

–¿Quería ser diputado?

“Nunca, ni quiero. En esa época yo tenía claridad por mi formación ideológica como comunista que el gobierno local era el más preciado para trabajar. Era donde Luis Emilio Recabarren decía que había que poner todas las fichas porque ahí era donde se podía cambiar la vida de las personas. Era el espacio democrático de este Estado que se construía desde un poder central como instrumento de dominación de clases”.

El alcalde piensa que la militancia política consiste en valorar al colectivo por sobre el interés personal. Por eso no fue gravoso para él que el partido le pidiera ser candidato a diputado, aunque no tenía ninguna pretensión real de serlo.

“Me parece profundamente democrático porque el bien común se pone por sobre el interés individual. Lo que dice el colectivo al que uno pertenece siempre será mucho más importante que lo que uno piensa. A veces uno quedará en la mayoría y otras en la minoría, entonces ahí, con bastante humildad, te sumas porque uno no puede andar por la vida pensando que tiene la razón y todo el mundo está equivocado”.

“Muchos piensan que militar es perder la libertad, yo pienso todo lo contrario, no hay libertad más grande que cuando uno encuentra las cosas en las que cree y vive bajo esos dictámenes. Todos los días ves gente que está molesta con todo, critica todo, pero decide vivir exactamente como lo que critica”, se ríe.

Jadue dice que el partido siempre lo apoyó en su candidatura a la alcaldía y que es un mito la falta de apoyo. “Que el partido no haya privilegiado Recoleta en las dos primeras elecciones fue porque no teníamos la fuerza suficiente”, explica.

Lee también  Raúl Zurita: "No hago diferencia entre poesía, política, amor y arte"

—¿Y qué piensa de la corrupción en el PC?

¿Cuál?

—Teillier, los terrenos, Universidad Arcis…

“Fue sobreseído en todo, a mí también me acusaron de corrupción y esa por persona fue condenada por calumnias graves. Con mucho orgullo lo digo, somos el único partido que no tiene nadie investigado por corrupción, nadie investigado por financiamiento ilegal ni por boletas truchas. Cuando investigaron lo de Arcis, hubo siete investigaciones judiciales, siete y no hay nada que recriminarle al partido”, afirma categórico.

—¿La prensa les ha jugado en contra?

“La prensa tiene posición política, no es independiente, nosotros sabemos de censura y operaciones políticas para perjudicarnos. Cuando Bofill estaba en La Tercera yo perdía en todas las encuestas que publicaban, pero ganamos”.

Mientras revisa El Mercurio, dice que defiende la posibilidad de que los partidos políticos puedan tener medios de comunicación.”No me cuesta leer El Mercurio, estoy acostumbrado y no les creo. Pero siempre lo leo, uno tiene que saber lo que están diciendo, además cuando uno ya tiene el filtro para leerlo, puede incluso anticipar lo que van a decir”, explica.

—¿Cómo un filtro?

“Cuando ya aprendes cómo El Mercurio presenta las noticias, puedes analizar no lo que está dicho, sino lo que quieren decir, ya sé a dónde van. El Mercurio es un instrumento político, yo creo que uno de los problemas de la democracia chilena es el control de los medios”.

“Soy contrario a que el control de los medios sea siempre del mercado y que un gobierno que no es de derecha no tenga ni siquiera un medio a través del cual poder comunicar lo que realmente quiere. Eso es un error de la nueva ley de partidos”.

“Me gustaría que fuera como el sistema norteamericano, tú cachai que allá cada diario dice qué tendencia es y publica y define su candidato, es abierto y  objetivo. En ciencias sociales nos enseñan que la objetividad no existe, pero hay una forma de acercarse y es que el relator explicite el lugar desde donde habla, y así tener la pretensión de que su discurso sea verdadero solo para quienes comparten el lugar”.

El alcalde hace una pausa para bajar al primer piso, donde está la Óptica Popular, porque comenzó a entregar audífonos para personas que tienen dificultades auditivas y ha sido todo un éxito.

“Hay un trabajo de equipo bastante importante, una cosa es captar el dolor y  otra cosa es el diseño de la respuesta, eso es multidisciplinario”, asegura.

Recuerda que cuando partió con las iniciativas populares lo primero que le dijeron es que no se podría. “Si le preguntas a un director jurídico si la municipalidad puede vender medicamentos dirá que no porque el Estado no puede realizar actos de lucro”, explica.

“Pero yo soy muy tozudo. A ver, que me traigan la Constitución y el Código de Comercio. ¿Y cómo se define un acto de comercio? A través de la fijación de precios y el acto de comprar, es decir, uno compra a un valor y vende a otro, de tal manera que la diferencia es la utilidad, O sea, si yo compro a un valor y vendo al mismo, no hay acto de comercio, entonces sí podemos vender”, detalla entusiasmado mientras camina de vuelta a su despacho.

Y así partió. “Siempre dirán que no se puede, pero entre mi tozudez por el compromiso político y la convicción de comunista, siento que esto es un derecho, y por lo tanto lo tengo que resolver yo que soy autoridad”, dice confiado.

Jadue tiene una buena relación con su hija de 20 años y cuenta que cuando empezó a sonar la posibilidad de que fuera candidato presidencial, lo primero que le dijo fue que no quería que se postulara porque lo iban a matar. “Corto y preciso”, dice en tono reflexivo.

—¿Las iniciativas populares le significaron amenazas y enemigos?

“Amenazas sí, algunas veladas y otras más claras, y no solo tiene que ver con las iniciativas populares, tiene que ver con nuestra gestión. Enemigos yo me imagino que también, hay gente que se ha molestado por todas las luchas que hemos dado que han puesto en el centro al ser humano y no las utilidades de los grandes empresarios, sin duda”.

“En un comienzo hay cosas en este país que está sobre ideologizado por el neoliberalismo, resultan chocantes y asustan, pero cuando se van digiriendo en el tiempo se dan cuenta de que son como son no más y son lo que tienen que ser”.

“El otro día en una charla alguien me preguntó si teníamos analizado y superado el temor a la muerte. Eso es triste para el país, yo lo asumí hace tiempo, o sino ya me habría retirado. Pero es lamentable que cuando empiezas a hacer bien las cosas tus amigos se empiezan a despedir de ti y te dicen cuidate. No te dicen que te vaya bien, sino que me cuide. Cuando salió la farmacia todo el mundo me comenzó a decir que tenía que empezar a cuidarme, después con la inmobiliaria fue lo mismo”.

Lee también  Jaime Parada: "Quienes lo hemos vivido entendemos que hay lógicas de abuso que se repiten universalmente"

—¿Por qué cree que hay tanto miedo?

“Todavía tenemos muy fresco el golpe de estado y no solo eso, si uno mira la historia de Chile desde el golpe de 1829 para delante, hay una pugna donde siempre la clase dominante a recurrido a las masacres para detener los procesos de transformación y democratización”.

—¿Siente miedo?

“Creo que a todos nos da miedo, pero la valentía no significa dejar de sentir miedo, significa saber que uno puede continuar incluso con él, que lo puedes superar y que las cosas que puede ganar el país son mucho más relevantes que las que uno puede perder. Aunque este país es bastante rudo y  una de las razones por las que nunca me ha gustado exponer a mi familia es por seguridad”.

—¿Va a la reelección?

“Sí”.

—¿No va a la presidencial?

“Una cosa no quita la otra”.

—Pero tendría que dejar la alcaldía…

“No, la ley no lo estimula así. Para ser legislador hay que renunciar un año antes a cualquier cargo público. Pero ni el de alcalde ni el de presidente están protegidos. Uno puede ser candidato presidencial siendo alcalde, hay que pedir un permiso sin goce de sueldo para los meses de campaña”.

—¿Y eso sería bueno para la comuna?

“Yo creo que el proyecto de Recoleta ya se ha consolidado, no depende de una persona, depende de un partido. De hecho, tenemos el 50% del concejo municipal, el PC tiene cuatro de ocho concejales y tiene un equipo técnico muy potente. La decisión la vamos a tomar con las y los recoletanos, pero está absolutamente claro que voy a la reelección y que este proyecto continúa”.

—¿Quiere ser presidente?

“Nadie nunca me ha escuchado decir que quiero ser presidente, me parece de una arrogancia absoluta andar diciendo que uno es el más preparado para gobernar, que uno está disponible, eso es triste, a mí me parece patético. Yo nunca he tenido fama ni soy comunicador social, me empezaron a reconocer porque hay un conjunto de iniciativas sistemáticas en el tiempo, permanentes y sólidas que todo el mundo empezó a copiar y que resuelven un problema que el sistema político en 25 años no ha logrado resolver”.

El alcalde recorre el mercado Tirso Molina porque fue invitado a celebrar el Día del Turismo. Terminada la actividad, un cúmulo de personas lo rodea, entre fotos, chistes y abrazos, la pregunta presidencial aparece todas las veces.

—¿Las personas le piden que sea presidente?

“Sí, algunos son bastante directos”, reconoce.

Jadue no para. Su equipo lo acompaña a donde sea que vaya, incluso lo apuran. Entre medio del ajetreo, el alcalde toma un café. Demora un minuto en prepararlo y medio minuto en tomárselo. “Ya, vamos”, dice. Y continúa con la siguiente reunión.

—¿Ve a Kast como una amenaza?

“No, veo como una amenaza a los que votan por él, porque cualquier persona puede plantear lo que piensa, pero cuando hay gente que quiere de presidente a alguien que piensa que torturar es bueno, me preocupa y eso lo veo como amenaza. No a la gente, sino al sentimiento de que una vez más en la historia de Chile, la clase dominante pueda recurrir a las masacres y el uso de la fuerza en contra el pueblo para castigarlo por querer construir un país más justo e igualitario”.

—¿Tiene proyectos en la comuna que no ha logrado concretar?

“Las comunas que no somos ricas nunca alcanzamos a hacer todo lo que queremos. Hay una diferencia dramática y radical entre administrar riqueza y pobreza, acá es como contra viento y marea, vas haciendo dentro de las posibilidades que tienes que son muy pocas. Siempre hay que mendigarle al nivel central, que pocas veces apoya cuando eres alcalde de oposición. A nosotros este gobiernos nos ha tratado particularmente mal, nos han quitado fondos y nos han recortado presupuestos de programas”.

“En tiempos que ellos gobernaban con la dictadura perseguían gente, ahora discriminan”, enfatiza el alcalde.

“Llama la atención que el gobierno regional le entregue 32 mil millones de pesos, que es casi la totalidad de mi presupuesto, a una comuna como Providencia que tiene cinco veces más presupuesto anual que nosotros. La comparación es per cápita, mientras Providencia rondea los 850 mil pesos por habitante al año, nosotros estamos en 170 mil, y a ellos le financian 32 mil millones para arreglar calles y veredas. Si miras todas nuestras postulaciones, lo que nos han entregado no alcanza a llegar a 2 mil millones”.

“Siempre postulamos a fondos, pero su distribución se hace muy políticamente”, se queja.

Al alcalde  le gustaría tener más recursos para áreas verdes y también para poder hacer más departamentos con la inmobiliaria popular.

“Son 38 unidades y tenemos miles de postulaciones”, dice. “El gobierno se perdió una tremenda oportunidad, si hubieran financiado a las municipalidades por esta idea, no tendríamos la contracción económica que estamos viviendo. Esto genera empleo y fortalece al mercado local. No podemos seguir pensando que el motor de la economía son los privados, cuando es necesario el Estado tiene que actuar como motor”, enfatiza mientras se dirige a su tercera reunión de la mañana.

6 octubre, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Tres versos para una historia: Distintas generaciones reflexionan sobre cinco demandas del Chile movilizado

12 noviembre, 2019

Entrevistas

Luis Marín sobre Kast: “Este tipo de gente no ayuda en nada, si queremos volver a la calma, él no contribuye”

31 octubre, 2019

Entrevistas

Pato Cornejo y la nueva Copa Davis: “Hasta que no se termine, no vamos a saber exactamente si es bueno, malo o regular”

18 octubre, 2019

RECOMENDADOS

Gepe recomienda: Lemebel

RECOMENDADOS

Ignacio Socías recomienda: Fleabag

RECOMENDADOS

Gianluca recomienda: True Detective