Cultura

Fernando Milagros: “En estos tiempos es fácil confundir el amor por hacer arte y el amor por la lucas”

10 octubre, 2019


A una semana de su presentación en el Teatro Nescafé de las Artes, fecha simbólica en que inaugura un nuevo tiempo en su carrera tanto a nivel compositivo como estético, más el estreno de su nueva banda, conversamos con el músico Fernando Milagros acerca de estos nuevos desafíos, las motivaciones al idear su nuevo disco ‘Serpiente’ y sus comentarios sobre la música en estos tiempos, entre otros temas.


Fernando Milagros por estos días estrenó ‘Antirrevolución’, tercer sencillo de su nuevo disco Serpiente que se lanzará el 1 de noviembre en todas las plataformas y sobre este nuevo trabajo, el músico recuerda que “cuando empezamos a grabarlo en Buenos Aires no tenía mucho más que un grupo de canciones; no había un concepto, más que una estética había una idea de hacer canciones que no tuvieran época, totalmente anacrónicas pa que no se supiera en qué época fueron hechas, fuera de la tendencia”.

Continúa su relato respecto al origen de este trabajo señalando que la naturaleza de sus canciones son simplemente eso, canciones, “que son solo canciones que la gente canta, que no están cercanas a las modas y en ese momento no había todavía ninguna idea para dónde iba el disco o cómo se iba a llamar. Fue escuchando lo que habíamos grabado que la cuestión empezó a tomar un poco de curso cuando le empezamos a poner percusiones, cachamos que las canciones necesitaban un toque más latino, más cálido”.

Sobre el nombre del disco, Fernando comenta que había una canción que repetía un coro “luna, luna” y en una parte del tema se mencionaba a la serpiente y él dijo en ese momento “¿Y qué pasa si el disco se llama Serpiente?”. Fue de este modo en que aparece el nombre, como siguiendo la lógica de los discos antiguos que tenían el nombre del single. “Partiendo por esa formalidad apareció el nombre y desde ahí sucedieron una serie de conceptos que atrajeron más ese título, como una cosa medio psicodélica en su estética, en sus letras también, una cosa media oscura a momentos”, concluye el compositor.

Reflexionando sobre el single ‘Antirrevolución’ que interpreta junto a Catana, Milagros comenta que tiene que ver con un poco mirar los cambios y aceptarse, entender que hay una crisis total, tanto en la sociedad como en cada una y uno de nosotros. El músico ahonda en este punto diciendo que “nos han enseñado que las crisis son negativas, así como también nos han enseñado que la serpiente es una imagen mala, oscura y creo que todas esas enseñanzas son las que hay que empezar a deconstruir, son cosas heredadas desde nuestra cultura judeo cristiana, la única cultura que sataniza a la serpiente es la nuestra. El resto como el kundalini en India, la cultura nativa del Amazonas, la farmacéutica, todas tratan a la serpiente como un símbolo de sabiduría, de acceder a cosas que estaban un poco ocultas y que con eso puedes ascender”.

Lee también  Otoño para leer: Este viernes empieza la 1ª Lluvia de Libros en el Patio Central del GAM

Fernando concluye los comentarios sobre Serpiente, diciendo que “este disco que está hecho con ritmos que la gente ya tiene asumidos, como un reggae, una chicha, entre otros, así que siento que es como un Caballo de Troya, o sea, están estos ritmos que la gente se los apropia porque los ha escuchado muchas veces entonces puedes ponerlo en un carrete y pasa piola. Es como que no te demanda atención pero igual te está metiendo info”, afirma.

El autor de ‘Reina Japonesa’ se dedicó por muchos años al diseño teatral y respecto a las relaciones entre esos lenguajes comenta que “trabajé como diez años haciendo escenografías, luces, vestuario entonces muchas canciones de los primeros discos las escribía en los ensayos de las obras. Aparecían ideas ahí puestas en los textos dichas por los actores que me resonaban a mí y las transformaba en canciones. Hay una relación ahí con el teatro, con el cine, con la visualidad muy estrecha e imposible de separar”.

Consultado si contempla o no a las audiencias a la hora de componer o armar sus proyectos, Fernando dice que es inevitable no pensar en las audiencias a la hora del ejercicio compositivo “pero también hay una negociación interna en la que siempre tiene que ganar el gusto y lo que te mueve a tí por sobre todo, porque o si no vas a terminar haciendo una hueá por plata y eso vale callampa”. Profundiza en esta idea señalando que hay que tener presente esas variables pero que no pueden ser tan grandes que lleguen a condicionar tu obra, “porque la gente lo va a cachar altiro, lo nota. Y sobre todo en el día de hoy en que siento que se nota más todavía, la gente ya sabe cómo están hechas las cosas”.

Lee también  Yorka: "mientras se hable y reflexione, el escenario tenemos que ocuparlo bien"

Sobre cómo se ve a sí mismo dentro de la escena musical local y como creador, Milagros señala que “me veo como un artista más que como un músico o un cantautor. Encontré que para mí la vía de expresión más efectiva era la música. Yo no estudié música, de hecho en las bandas con las que he tocado, yo siempre soy como el más malo, siempre medio torpe musicalmente (…) me considero más un artista y como vengo del teatro y tengo un know how que viene desde ahí y que luego desemboca en la música, siempre mi intención es generar relato más en 360º”.

Evaluando estos tiempos actuales y la música que se hace y se escucha, Fernando se muestra optimista y afirma convencido que la música siempre va ir modificándose y encontrando su propio. “Piensa que en los años 50 también estaban los singles y alguien se avispó con la tecnología en ese entonces, y dijo ‘¿sabíh qué? En este disco nos caben hartos temas así que juntemos hartos singles’, y ahí aparece el long play abriendo el disco como concepto, concepto que tenemos integrado hasta el día de hoy, porque nos criamos escuchando discos, no sencillos”, reflexiona el artista.

Finalmente, Milagros concluye sus reflexiones de manera crítica sobre quienes mantienen permanentemente una actitud quejumbrosa ante este este escenario, “creo que la gente que se queja por estos tiempos delata que está envejeciendo y lógicamente las modas o los boom van a mutar y se van a ir pa otro lado. Siento que la música va mucho más allá de las tendencias, siento que el arte y la música tienen que ver con otra cosa. En estos tiempos es fácil confundir el amor por hacer arte y el amor por la lucas. Hay hartos cabros que quieren ser famosos pa ganar plata y ojalá que les vaya bien y que lo logren, pero eso no tiene nada que ver con lo que yo personalmente busco en la música. Para mí tiene que ver con expresión, con compartir un sentimiento y con que el otro se lo apropie”.

10 octubre, 2019

Más actualidad