Deportes

La “Juana Tres Cocos” que llegó al Mundial de Francia

9 junio, 2019


Es una de las voces más experimentadas del plantel que este martes debuta en la carrera por la Copa del Mundo Femenina. Daniela Pardo (31), capitana de Santiago Morning, oriunda de la población La Bandera, dice que su primer obstáculo fue nacer mujer “hasta que me rebelé y decidí ir por encima de todos quienes quisieran pisotearme”. La niña a la que alguna vez intentaron humillar por su pasión hoy reescribe su apodo, sale a marchar, se prepara para debutar en el Mundial y sueña con llegar a dirigir a la selección chilena.

Por Vanessa Vargas Rojas


Sábado 8 de junio. Daniela entrena con el plantel de La Roja en el Complejo Edmont Blanchet de Bédee, una localidad ubicada a 20 minutos de Renne. Es una práctica abierta a la comunidad que convoca a hinchas a saludarlas y pedirles autógrafos. También las observan algunos de sus familiares. Pardo sube fotos del equipo chileno a sus redes sociales y confiesa que a ratos se ríe sola. En esa ciudad, en apenas dos días, la selección debutará ante Suecia en el estadio Roazhon Park, haciendo realidad el sueño del Mundial.

Aunque todavía parece ficción, la ansiedad quema a pocas horas del encuentro y las chilenas sólo esperan que llegue el momento de salir a la cancha. La mediocampista domina el balón, salta, cabecea y por instantes se queda seria mirando la pelota. En entrevistas insiste que Chile no debe perder la templanza. En mayo pasado cumplió 31 años y es una de las voces más experimentadas de la nómina, siendo testigo en carne propia de la evolución del fútbol femenino: desde los viajes nocturnos en bus que hasta hace poco hacían para jugar en alguna ciudad, sin haber dormido, a llegar a la cita planeta en tierras galas.

Antes, Daniela Pardo tuvo una infancia de barrio. Su mamá y su abuela trabajaban todo el día y era cuidada por una de sus tías. Pasaba horas en la calle con sus amigos, en medio de dinámicas de juegos que ya casi no se practican, locuras que inventaban niños y niñas de generaciones a las que aún no les llegaba a las manos el smartphone. En la población La Bandera, en la comuna de San Ramón, tampoco abundaba el dinero para las consolas de videojuegos. Las cosas se dieron para que la niña creciera “siempre al lado de la pelotita”, como ella misma describe.

—Estudié en un colegio de la Bandera la básica y media. Mi primer acercamiento con el fútbol fue a los 7 años, cuando a mi primo le regalaron una pelota y a mí una muñeca—, recuerda.

Bastaron pocos días para que la mamá de Daniela se acostumbrara a verla pateando ese balón. Fue tanto su empeño y porfía que se terminó quedando con el regalo de su primo. Desde entonces nada logró interponerse en su camino: “Mi primera dificultad fue nacer mujer, hasta que me rebelé y decidí ir por encima de todos quienes quisieran pisotearme”, confiesa la jugadora.

El pasado 8 de marzo, la futbolista marchó junto a miles en todo el país y la región por el Día Internacional de la Mujer. Iba vistiendo la camiseta de la selección y posó sonriente junto a un cartel que rezaba “Miren dónde llegó Juana 3 Cocos”. Su foto se viralizó rápido, al recordar la frase que soportó más de alguna niña que se atrevió a practicar un deporte considerado sólo para hombres.

—Era un comentario recurrente de esos años para las mujeres que querían jugar. Crecí con ese dicho, hasta pensaba que me llamaba Juana y no Daniela—, dice.

Aunque ahora le da risa, la seleccionada recalca que experimentar cuando niña ese rechazo hacia algo que disfrutaba hacer fue muy duro. Al comienzo “no te das cuenta de muchas cosas, hasta que comienzan a doler, cuando empiezas a sentir vergüenza y te tratan de herir”. Pero insiste en que se hizo fuerte y que la vida se encargó de demostrarles que se habían equivocado.

Lee también  Ex jugadores y técnicos analizan el ciclo de Reinaldo Rueda

En el lugar en el que creció, cuenta Daniela, es más importante tener dinero para comprar drogas que una pelota para jugar. Eso termina mandando muchos sueños como el de ella a la basura. Al respecto reflexiona que “el estigma de venir de donde venimos les daba menos oportunidades en los grandes clubes y así prefieren el otro camino. El deporte en general es un estilo de vida y puede ser decisivo en entornos vulnerables”.

En ese entorno y a lo largo de su carrera como futbolista, su madre y su abuela han cumplido un rol protagónico. Ella define a Yessica como “muy trabajadora”, de quien heredó un espíritu rebelde que no se deja pasar a llevar: “Yo desde niña lo vi. Y ella lo vio de mi abuela, una mujer luchadora, quien fue dirigenta de un campamento en José Arrieta hasta que en época de dictadura los tiraron a La Bandera. Ellas siempre han sido mi mayor y único ejemplo”.

Foto: Instagram/@danitapardo 

“Espero dirigir a la Selección y llevarnos a un Mundial”

La historia de las seleccionadas chilenas suele tener más condimentos que el fútbol. La mayoría de ellas practica o estudia una carrera en paralelo, siempre buscando una alternativa al presente aún incierto para las jugadoras y a la corta carrera del deportista. Daniela es también diseñadora gráfica y cuenta que siempre le gustó dibujar y crear cosas, desde un retrato hasta hacer su propia ropa. Es su complemento, dice, a lo que espera dedicarse cuando se acabe su camino en el deporte profesional.

Fue la propia entrenadora del Chago Morning, Paula Navarro, quien la invitó a realizar un diseño para la vestimenta oficial del elenco femenino. Daniela aceptó y en junio del año pasado, en la previa del Día del Orgullo LGBTI, la jugadora mostró su creación en apoyo a la diversidad sexual, mostrando una camiseta negra con los colores del arcoiris. No es la única vez que se ha manifestado al respecto. También lo hizo en la conmemoración de la lucha mundial contra la LGBTIfobia.

“Hagámonos un favor y practiquemos la tolerancia y la empatía. Tus insultos y discriminaciones pueden ser fatales para muchas personas, no podemos pretender ser todos iguales, sé libre, y dejar ser libre a los demás. Be yourself”, escribió la futbolista, quien asegura que “la camiseta fue un éxito”.

Fan de Game of Thrones, admiradora del juego de Ronaldinho y Marta Viera da Silva y de corazón azul. Aunque ahora todo se vea oscuro para el club de sus amores, Daniela confía en que todo se solucione y puedan salir del fondo de la tabla. “Somos la U y siempre se pelea hasta el final”, advierte. Aunque ahora prefiere pasar de estos temas para concentrarse en el torneo, en redes suele opinar de la contingencia política y feminismo, al igual que su par Fernanda Pinilla, lo que incluso provocó rumores que apuntaban a su salida de la nómina de Francia debido a sus declaraciones públicas. A Daniela le consultaron al respecto y fue enfática: “No creo que sea por una cuestión política, sino tampoco yo estaría ahí, yo creo que es una decisión técnica”, dijo. Más tarde, la jugadora del Córdoba CF fue llamada de urgencia en reemplazo de Ana Gutiérrez, desafectada por lesión.

Hace unas semanas la jugadora publicó fotografías que muestran a la Selección Sub-20 que en 2008 logró asistir a un Mundial de la mano de Marta Tejedor. La entrenadora española dirigió al plantel chileno durante cinco años y fue pieza clave en la formación de varias de las seleccionadas que siguen en el equipo hoy. En las imágenes se distinguen los rostros de unas adolescentes Christiane Endler, Karen Araya y Daniela Zamora. También está Pardo, quien fue capitana del equipo y no olvida a la DT.

Lee también  Basay y el duelo ante Alianza Lima por la Libertadores: “Tenemos la obligación de dejar los puntos acá”

—Creo que parte de lo conseguido hoy es gracias a ella también (Tejedor), muchas jugadoras generamos una disciplina deportiva importante y táctica. Técnicamente ella nos ayudó muchísimo.

Sub 20 junto a Marta Tejedor

Después de su paso por clubes como Everton, La Calera y Unión Española, Daniela llegó hace cuatro años a Santiago Morning y fue una de las jugadoras que firmó el primer contrato profesional para mujeres futbolistas en Chile. Para Daniela, su llegada al Chago fue “un acierto, empezamos de cero, con un equipo nuevo casi, y de a poco nos fuimos formando”. Hace unos meses se titularon campeonas del torneo local y la alegría fue indescriptible:lograrlo les había costado cuatro finales, pero fueron persistentes.

—Todos los cambios que ha realizado el club son positivos para el fútbol femenino, ojalá la mayoría de los clubes se sumen a estas iniciativas tan necesarias-, apunta.

Pardo es capitana del equipo dirigido por Paula Navarro. La volante de contención asegura que la entrenadora siempre hace cosas buscando mejorar la situación del equipo y que es muy preocupada de todas las jugadoras. Aunque no se refiere a su fallida llegada para dirigir al plantel masculino, Daniela recalca que “se nota que conseguirá todo lo que lleva años persiguiendo”.

Ella también sueña en grande: “Me gustaría dirigir algún día, espero poder dirigir a la Selección y llevarnos a un próximo mundial”.

El momento de dejar un legado

Un día un hombre le contó la historia del bambú japonés, una planta que puede tardar siete años en hacer germinar su semilla. Luego de ese plazo, llega a crecer 30 metros en sólo seis semanas, un proceso que la jugadora compara al desarrollo del fútbol femenino en Chile: lento, doloroso, con necesidades e injusticias.

Hace un año, cuando deslumbraron por su despliegue y alcanzaron el vicecampeonato de la Copa América organizada en Chile, Daniela cree que la semilla brotó de manera impensada para todos, menos para ellas. Así fue cómo lograron crear raíces fuertes que consiguieron llevarlas al Mundial. Individualmente también está preparada: “Creo que logré un gran equilibrio en todas las aristas importantes de un deportista previo a un desafío de esta envergadura”, y añade que “espero poder aportar desde todos los lugares a mi país”.

En el mediocampo chileno la pelea no es sencilla, pero Pardo dice que es genial tener tan dura competencia y que eso la obliga a ser mejor cada día. “Sé que al medio hay jugadoras extraordinarias, pero acá todas tenemos las mismas posibilidades. Además me ha tocado estar en varios puestos, entonces puedo ser una opción en distintas posiciones del campo”, explica. A Daniela siempre le ha gustado hacer goles así que espera que le toque estar lo más cerca posible del arco.

Con su experiencia de años en La Roja, la capitana de Santiago Morning asegura que el plantel chileno llega a Francia con convicción en el trabajo realizado. Anticipa que han hecho una gran preparación y que esperan cumplir sus expectativas, llegando lo más lejos posible porque no sólo se trata de la Copa del Mundo: “Es el momento perfecto para dejar un legado tangible, concreto, que nos ayude a tener más selecciones menores, y que el campeonato nacional también se profesionalice”.

Daniela es admiradora del juego de Ronaldinho y Marta Viera da Silva, pero no los elige entre sus referentes. A cambio, enumera a su madre, a la fallecida Anita González y a Joan Turner, viuda de Víctor Jara, como figuras inspiradoras. Su lista de admiración cierra con “toda aquella mujer que luche y se haga escuchar”. Para ella jamás fue sólo fútbol.

Tags:

9 junio, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Macarena, la mujer con baja percepción visual que recorre las marchas con agua de laurel

28 noviembre, 2019

Entrevistas

El mundo de la cultura reflexiona sobre el Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución 

26 noviembre, 2019

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

RECOMENDADOS

Roka Valbuena recomienda: Alhué y otras prosas

RECOMENDADOS

Maria Elena Dressel recomienda: Maniac

RECOMENDADOS

Mauricio Redolés recomienda: Milico