Cultura

LaBanda En Flor y su hit en apoyo a la Roja Femenina: «Hay gente que ni sabe que las chiquillas van al mundial»

3 mayo, 2019


«En el cincuenta se dio un gran paso, la mujer estaba dominando (¿dominando qué?) el balón y lo hace tan bien como usted señor». Así comienza ‘Flor de gol’, el hit instantáneo en clave cumbia recientemente lanzado por LaBanda En Flor, un proyecto de cumbia hecho por mujeres con una década de vida. Se trata de un ejercicio de homenaje y aliento a la Selección Chilena de mujeres clasificadas para participar en el Mundial de Francia, las próximas semanas. Pero también uno de memoria, que desempolva la larga historia de mujeres futbolistas escondida por el machismo de la prensa y el registro oficial, como Las Atómicas y Las Dinamitas de San Miguel, pioneras también en el continente.

Pero el lanzamiento de esta canción no es noticia solo por ser un tema hecho por mujeres que aman la cumbia -un sector de la música que sigue estando profundamente masculinizado- ni tampoco por cantar para otras que aman el fútbol -otro lugar en donde abunda la misoginia-. No. ‘Flor de gol’ también debe ser noticia por ser un hit, dentro de una lista histórica de canciones de apoyo a las selecciones que van a los mundiales y que tradicionalmente son un bodrio. El hit de LaBanda En Flor está lejos de pertenecer a ese grupo y además funciona y funcionará fuera del contexto del mundial, seguro.

«Cuando nos enteramos de que ellas estaban clasificadas y que es primera vez en la historia del fútbol femenino chileno que se iba al mundial, pensamos que era súper importante que eso se supiera, darles el apoyo a las chicas porque están cambiando la historia de las deportistas. Y para visibilizar este logro que ellas consiguieron, se nos ocurrió la idea de hacer una canción para apoyarlas», explica Carola Zúñiga, bajista y voz.

«Aprovechamos la contingencia de estos espacios en los que estábamos invisibilizadas, en el fondo, para gritar que acá estamos. Y no es que hayamos aparecido ahora, sino que estamos hace mucho tiempo las mujeres tratando de ocupar espacios que han sido negados. Para nosotras utilizar nuestra sensibilidad, nuestra creatividad, entregar un mensaje y apoyar a las cabras es super importante, esperanzador y enriquecedor. Es decir oye estamos acá, ganamos un espacio y vamos a seguir luchando para que nos veamos y ya no estemos en esa oscuridad invisible», responde Macarena Arias, vocalista y a cargo del güiro.

‘Flor de Gol’ aparece, además, como una canción profundamente contextual. Hace menos de dos meses, 800 mil personas se movilizaron en todo el país, luego de la jornada de la primera Huelga General Feminista de Chile. Las calles recibieron la marcha más masiva desde el término de la dictadura de Pinochet y todo cruzado por el deseo de transformación y de poner un alto a la violencia, la discriminación y la precarización de la vida de las mujeres y sus familias.

Algo que se cristalizó ese día en la opinión pública, fue ver a miles de mujeres diversas poniendo a disposición sus recursos y herramientas para empatizar con otras. «En la sociedad a las mujeres desde pequeñas nos han enseñado a competir entre nosotras, en vez de ser solidarias y compañeras. Ahora nos damos cuenta que la competencia no nos sirve, cuando nos unimos somos dinamita y cuando empezamos a compartir experiencias, nos damos cuenta que todas pasamos por lo mismo. Lo que queremos es crear y aportar a nuestra sociedad desde nuestra visión de mujeres», dice Macarena.

«El cambio parte de nosotras y si estamos todas unidas este cambio es mucho más potente. Lo que pasó el 8 de marzo era una euforia y un sentirse apañada tan potente que quedamos todas contagiadas. Y no es de ahora, nuestras ancestras trabajaban así. Estamos en un momento super importante y no nos podemos hacer las lesas con lo que está sucediendo con nosotras», reflexiona Caro.

«UNA BANDA DE MINAS NO DURA MÁS DE DOS AÑOS»

Esta semana, la Fonda Permanente -productora dedicada a realizar encuentros en torno a la cumbia y otros géneros populares- anunciaba su cierre definitivo. «Es imposible que la escena, al menos de nuestra parte, se pueda rearmar y lograr esas 40 mil o 50 mil personas que convocó la Fonda hasta hace un año. Es por esta razón que el próximo septiembre le pondremos fin a nuestro proyecto», explicaba un comunicado.

Los motivos para analizar la baja en la convocatoria a la que alude la productora pueden ser muchos. ¿El avance intempestivo del trap en todos los espacios tendrá algo que ver? ¿Hay un tope de público en Chile para la música en vivo? ¿La audiencia no tiene dinero para financiar todos los conciertos que quisiera ver? Puede que la respuesta sea sí a todo. O no. Pero hay algo que me atrevo a afirmar y no a preguntar. La falta de diversidad de discursos y propuestas también termina por aburrir, especialmente en un contexto como el actual, en el que sabemos que hay mucho más. Y así como en casi todos los festivales de Chile y el mundo, en la Fonda Permanente también reinaba la ausencia de mujeres a cargo de la música.

«A nosotras en realidad nunca nos invitaron ja, ja, ja, y obviamente porque somos mujeres. Qué fome que cierren espacios donde la música chilena tiene una visibilidad, pero para nosotras la cumbia tiene que ver con un concepto masivo y a eso le agregamos el contenido, porque cuando la música lo tiene es mucho más potente. Y para nosotras es también hacer un cambio», indica Carola.

«Nosotras hemos tenido que hacernos los espacios. No nos han invitado mucho a estos eventos cumbieros que existen, siempre hemos estado un poco under, quizás el hecho de que seamos mujeres nos ha mantenido ahí, pero al final los espacios que hemos conseguido son los que hemos ganado y que no han sido específicamente de cumbia. Hemos viajado por diferentes ciudades de Chile pero a través de municipalidades más que de locales cumbieron que nos inviten», explica Macarena.

«Llevamos diez años haciendo música. Cuando lanzamos nuestro primer disco, en el 2011, recuerdo que recorrimos varias radios para que lo escucharan y en una nos dijeron que no nos iban a poner, que era bueno, pero que una banda de minas no dura más de dos años por lo conflictivas que podíamos ser las mujeres al trabajar juntas. Y para nosotras fue como ¡agh! a los hombres nunca los han cuestionado por eso, que también puede suceder. O sea, una banda se arma, se desarma, se rearma. Todos pasamos por esos procesos. Y que a nosotras nos cerraran la puerta sin darnos una posibilidad, ahí nos dimos cuenta que realmente como mujeres tenemos que demostrar que somos buenas».

«Pero eso más que tirarnos para abajo nos motivó para seguir y darle con más fuerza, porque cuando empezamos nos costó pero seguimos, hicimos dos giras por Europa en las que nos fue super bien, y todo ha sido de manera independiente. Ya se va demostrando que existe musica de mujeres, que somos buenas y tenemos que apoyarnos entre nosotras para poder mostrarnos», continúa Carola.

«Y para que no se nos cuestione tanto», dice Macarena. «En el fondo, estamos abriendo camino para todas las chiquillas que vienen detrás, que ya no se dejan pasar a llevar, que cuestionan cuando sienten que algo no es correcto. Las mujeres tenemos que trabajar tres veces más para que se nos tome en cuenta. Cuando pensamos esta canción llegamos a la conclusión de que necesitábamos algo que fuera alentador, algo que dijera que estamos presentes, que vamos con más fuerza, que aunque nos hayan cerrado las puertas, seguimos adelante. Y eso es tan poderoso para todas las mujeres que vienen, que se hagan estos espacios y ayudar a que se sepa. Hay gente que ni sabe que las chiquillas van al mundial».

Carola está de acuerdo con su compañera. «Yo escucho harta radio y en varias están haciendo concursos para ir a apoyar a la Roja masculina a Brasil, andan regalando pasajes. Y las cabras van al mundial y no se dice nada, no hay ningún concurso. No pasa.

3 mayo, 2019

Más actualidad