Entrevista

Marco Kremerman por Reforma Tributaria: “La idea de que tenemos la posibilidad de elegir, es una ilusión”

29 abril, 2019


Según el economista, volver a un sistema integrado de impuestos significará que el Estado deje de recibir 700 millones de dólares, lo que se traduce en menos recursos para bienes y servicios públicos, como salud y educación.


“En el año 1984, en dictadura, se creó un sistema tributario cuyo eje central era sacar todas las piedras del camino para que los más ricos pudieran ‘hacer crecer a Chile’ o acumular riqueza, también se podría decir”, explica Marco Kremerman, licenciado en Ciencias Económicas y Administrativas de la Pontificia Universidad Católica de Chile e investigador en Fundación SOL en temas de Desigualdad, Salarios, Seguridad Social y Educación.

El economista dice que el corazón de la Reforma Tributaria que está promoviendo el gobierno de Sebastián Piñera, es tratar de revertir algunos aspectos que se cambiaron en la Reforma Tributaria del segundo gobierno de Michelle Bachelet, promulgada en 2014.

“Hay una hipótesis que, desde mi punto de vista es falsa y académicamente también, y es que en la medida que le quites todos los supuestos impedimentos a los más ricos para que ellos desarrollen sus empresas y las saquen adelante, vale decir, que ojalá no existan sindicatos, que el salario mínimo no sea muy alto, que los impuestos no les sean desfavorables, eso hará que el país crezca, generará inversión, más trabajo y la riqueza va a chorrear para toda la población. Ese es siempre el argumento que hay detrás en este tipo de medidas y es falso”, enfatiza el experto.

Kremerman dice que el principal cambio que busca deshacer la actual Reforma Tributaria es la desintegración parcial del sistema tributario que realizó Bachelet, pero ¿qué significa esto?

En el sistema integrado de impuestos (a la renta), el pago de impuestos por parte de una empresa está ligado al pago de impuestos del dueño de dicha empresa. Esto significa, que por ejemplo, Jumbo debe pagar el 27% de sus utilidades en impuestos al fisco, lo que se traduce en mil millones. Una vez pagados, el dueño de Jumbo, Horst Paulmann, debe también pagar los impuestos a su renta personal, que por ejemplo podrían ser 1.200 millones de pesos. Pero, con un sistema integrado, los impuestos pagados por su empresa, le sirven como crédito para el pago de sus propios impuestos personales. En ese caso, Paulmann solo debe pagar al Estado la diferencia entre su impuesto personal y el de su empresa, es decir, 200 millones de pesos.

Lee también  Los detalles de la batalla de megaconciertos en la frontera de Venezuela y Colombia

“Imagina en grandes niveles, las grandes empresas pagan muchos impuestos en utilidades, por tanto, pueden terminar pagando cero como persona. Lo que hizo Bachelet fue desintegrar parcialmente esto, permitiendo que solo el 65% de los impuestos de la empresa pudiese ser utilizado como crédito para el pago de los impuestos personales”, detalla.

“El diagnóstico que se hizo en el gobierno de Bachelet fue que este sistema integrado favorece a los más ricos, lo que es correcto, y lo que hizo fue buscar que el sistema sea progresivo, es decir, que en términos proporcionales los más ricos paguen más que las clase media y los sectores más pobres”, explica el economista.

“Lo que busca ahora Piñera es volver a integrar completamente el sistema, volver a lo que existió entre 1984 a 2014”, enfatiza Kremerman. “Todas las reformas que está impulsando intentan desmontar pequeños avances que se hicieron en el gobierno anterior o incluso ir más allá. Es decir, acentuar la dictadura del capital, en términos de la privatización y la asistencia desde el Estado a los grandes empresarios”, asegura.

—¿En qué se traduce este cambio en términos concretos?

“Esta es una pelea súper importante porque pareciera una cuestión técnica y sofisticada que no tiene nada que ver con el bolsillo de las personas, pero en estricto rigor, esto significa que el Estado le devolverá a los empresarios más ricos de Chile cerca de 700 millones de dólares, que es lo que volverían a percibir por esta integración del sistema. Eso se traduce en que como país dejaremos de recibir 700 millones de dólares, entonces el Estado debe empezar a recaudarlo por otro lado y ahí aparecen otras medidas como la boleta electrónica”, dice el experto.

Kremerman explica que el gobierno no ha podido entregar una respuesta certera sobre cómo suplirá todo el dinero que el Estado dejará de recibir. “Una de las medidas que incluye la reforma es reemplazar la boleta en papel por la electrónica. Lo que le permite al Estado tener un mayor nivel de formalidad en las transacciones económicas y poder recaudar un poco más de impuesto que antes, como medida compensatoria, porque al volver a integrar el sistema, baja la recaudación tributaria en Chile”, puntualiza.

Lee también  Francisca Valenzuela: "Pasé mucho tiempo haciéndole caso a la inseguridad y ya no"

Según el economista, quienes se verán afectados con que el Estado recaude menos dinero son los sectores medios y vulnerables. “Se van a enfrentar a un Estado más precario que antes, que probablemente tendrá más restricciones en financiamiento, por ejemplo, en salud y educación”, detalla.

“Las actuales reformas como la de pensiones, Isapre y Fonasa, junto a la tributaria, tienen la lógica pro-ricos, donde no solo se da la dinámica de que a los más ricos hay que quitarles los obstáculos del camino, sino que el Estado aparece directamente asistiendo al capital, entregándole recursos”, enfatiza Kermerman.

Actualmente, la reforma está en proceso de ser discutida punto por punto. “Aunque se haya aprobado la idea de legislar, se podrían rechazar ciertos artículos específicos, como la integración. El punto es que cuando se aprueba la idea de legislar, entras a jugar en la cancha del gobierno, de quien presenta la iniciativa”, explica. Para el economista, la única manera de evitar que se apruebe la reforma tal como está, son las movilizaciones sociales. “Es la herramienta más importante en términos históricos”, enfatiza.

“Hubiera sido interesante que quienes votaron a favor de la idea de legislar la Reforma Tributaria, principalmente algunos diputados de la Democracia Cristiana, en la Comisión de Hacienda, hubieran tenido una mayor presión ciudadana para que no lo hicieran”, puntualiza.

—¿Cómo proyectas el rumbo del país con las medidas que está impulsando Piñera?

“Creo que vamos directo a acentuar una plutocracia, que es el gobierno de los más ricos. En el fondo, esta idea de que tenemos la posibilidad de elegir y de discutir, que son conceptos o principios vinculados a un espacio democrático es una ilusión. Al final de cuentas, quien tiene el dinero es quien está poniendo la música. Y en este gobierno hay mayores representantes de los empresarios que en otros gobiernos, que no es que no los hubiera, sino que estas son las caras directas”.

29 abril, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Macarena, la mujer con baja percepción visual que recorre las marchas con agua de laurel

28 noviembre, 2019

Entrevistas

El mundo de la cultura reflexiona sobre el Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución 

26 noviembre, 2019

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

RECOMENDADOS

Enrique Inda recomienda: Bolívar

RECOMENDADOS

Camila Moreno recomienda: The OA

RECOMENDADOS

Emmanuel Horvilleur recomienda: Vida