Entrevista

Nacho Vegas, músico: “Violeta Parra ha escrito las canciones más duras que conozco”

2 mayo, 2019


Violética es el nombre de su último disco, dieciocho canciones que se desplazan por una amplia paleta de sonidos, emociones y discursos. Político, intenso, inspirado, el músico español Nacho Vegas lanzó en junio del año pasado un trabajo ambicioso y que nos toca particularmente cuando decide nombrarlo de esta manera, como la artista más inquieta e importante de nuestra historia, Violeta Parra.

Conversamos con Vegas sobre las motivaciones para lanzarse a un proyecto de estas características, nos contó sobre su mirada de preocupación frente al escenario político actual y de cómo la música sin categorías es la música del presente y del futuro, entre otros temas.

—¿Qué viste en Violeta Parra, en su vida, en su obra, que te motivó a llamar de ese modo tu disco?

La verdad es que no quería hacer un disco homenaje a Violeta Parra ni un disco inspirado en ella. En realidad lo que sí quería es que hubieran unos cuantos guiños a Violeta en este trabajo y no solo con la versión de ‘Maldigo del alto cielo’ sino en el propio título porque estos últimos años me había imbuido de forma especial en su obra, en la obra que menos conocía, también en la labor que tuvo como folclorista, en cómo llevó la música en su vida y eso me interesó muchísimo, esa doble mirada hacia la tradición por un lado y hacia la vanguardia por otro. También esa mirada desde lo más íntimo, canciones muy emocionales y que hablan mucho de la pasión por la vida pero que también tenían una dimensión social o política bastante marcada que es algo que también intento que esté presente en mis canciones.

Sin lugar a dudas ella es uno de los grandes nombres de la música popular en todo el mundo.

—Imagino que la potencia y lo abrasivo en ‘Maldigo del alto cielo’ fueron las razones de porqué la escogiste para interpretar en este disco. Cuéntanos realmente qué te motivo a escoger esta canción en particular.

En realidad una de las cosas que más me sorprende de Violeta Parra es su capacidad para hablar de la vida, de su pasión por la vida desde ángulos diferentes. Habla de lo mismo cuando está cantando ‘Gracias a la vida’ o cuando lo hace con ‘Maldigo del alto cielo’, pero lo hace de formas muy diferentes. Violeta Parra ha escrito las canciones más duras que conozco y ‘Maldigo del alto cielo’ debe ser una de las canciones más punkys de la música popular. De hecho cuando estuve en promoción con este disco en junio pasado, estuvimos unos cuantos días en Chile y tuve la oportunidad de conocer a Tita e Isabel Parra -momento maravilloso y muy emocionante- y en esa ocasión Isabel me dijo que una de las pocas canciones de Violeta que no había sido capaz de cantar era ‘Maldigo del alto cielo’ por lo dura que era la letra y mira que hay muchas canciones de su madre que ella popularizó. La verdad es que me sorprendió pero también entendí su comentario porque esa canción es muy difícil de cantar, yo tuve que hacer muchas tomas, luego me contacté con una amiga que es muy fanática de Violeta Parra y se la pasé para que le diera el visto bueno.

Lee también  Matías Campos Toro: “Yo y Jean Beausejour somos los mejores laterales izquierdos que hay en el fútbol chileno”

—Ja, ja, ja. ¿Dependía de su pulgar para arriba o para abajo el que la publicaras?

Ja, ja, ja, así es. Le pregunté si por lo menos estaba a la altura de ser publicada y ella me dijo que sí.

—A propósito de la potencia política que contiene Violética y tu propia dimensión política, ¿Cómo observas lo que sucede actualmente en el mundo con esta suerte de crispación ciudadana y la evidente alzada de la derecha extrema en distintos países?   

La alzada de la derecha la observo con preocupación. En realidad ya estaba preocupado por el camino que tomado en Latinoamérica no solo porque en general había dado un giro neoliberal sino que había entrado el fascismo de manera muy fuerte en países como Brasil pero también, lo que está sucediendo en Venezuela, esta polarización y esta idea de vendernos una especie de mundo libre por parte de alguien que en realidad está financiado por Estados Unidos que ha financiado tantos movimientos fascistas, en Chile lo sabéis muy bien. Creo que eso es lo que está pasando en Venezuela de algún modo y no creyendo que Maduro sea precisamente una figura similar a la de Allende. También está sucediendo que todos los parlamentos en Europa están movilizándose hacia la derecha extrema, hace algunos días la extrema derecha también entró a nuestro país, Portugal es el único país de Europa que se salva de tener a la derecha extrema en su parlamento y la verdad es que tenemos que seguir luchando contra ello, porque su presencia es una amenaza terrible.

—Y personalmente, ¿qué opinión tienes sobre lo que sucedió recientemente en esas elecciones en tu país?

Sabes que a pesar de lo que te comentaba antes hay gente que está aliviada con este escenario. He hablado con amigas y amigos y muchos están contentos porque creían que sería una entrada mucho más fuerte la de la extrema derecha pero se contuvo un poco, predominó un voto más socialdemócrata por decirlo de algún modo, aunque nada rupturista que es lo que a mí me hubiera gustado, una opción de verdad que le plantara cara al fascismo como se le debe plantar, pero sí hubo una respuesta por parte de la gente así que nos queda ver lo que pasa con el tiempo, pero personalmente creo que los próximos años van a ser bastante convulsos.

Lee también  Ángel Parra Orrego: "Porque estoy envejeciendo, veo mucha belleza en cómo envejeció mi padre"

—Saliendo de la contingencia, me gustaría que comentaras sobre esa mirada que ronda tu disco en donde cruzas la autoría y la figura personal como se estila en el rock con el discurso colectivo o el relato más allá de lo íntimo asociado a la vertiente folk.

Bueno es precisamente esa doble mirada la que pretendía en este disco y precisamente eso es lo que aprendí de Violeta Parra o de gente como Bob Dylan que también encarnaba eso, grandes nombres de la canción que encarnan un poco esa doble vertiente más autoral pero también colectiva.  Cuando nació el rock, sobre todo en los sesenta en Estados Unidos, nació un poco como respuesta a esta escena folk que resultaba un poco más “aburrida” por decirlo de alguna manera, entonces el rock resultaba un poco más excitante y representaba unos valores más individualistas que tenían que ver con el hedonismo, con el riesgo que tomaba en algunos contenidos y con lo que la gente finalmente demandaba, pero finalmente resultó muy fácil de ser absorbido por el capitalismo, por el mercado, siendo muy fácil de domesticar de alguna manera. Y creo que al final tenemos que volver un poco a aprender de los que precisamente influyeron a todos esos artistas del rock y que son los artistas del folk. Finalmente se vio que toda la música son saberes compartidos entre un montón de gente de la que nosotros seguimos aprendiendo.

—Por último y a raíz de tu heterogéneo Violética ¿cómo miras esta suerte de desprejuicio que aparentemente vive la música en la actualidad en donde hay más atrevimiento a la hora de hacer canciones rompiendo los géneros o las convenciones?

Claro que eso es lo que ocurre en estos tiempos. Si hay algo que ha tenido en estas últimas tiradas la música es que, sobre todo la música popular, se ha alimentado de lugares muy diferentes porque antes pensábamos en ellos como compartimentos estancos. Se pensaba en el jazz, en la música para cine, en la bossa nova o en los diferentes folclores como algo que tenía que ver solo con una tradición y al final fuimos un poco conversando y creo que gente de diferentes estilos, diferentes escenas, y en esa cruza es donde parece que encontramos las propuestas más excitantes, en esa mezcla de culturas. El multiculturalismo en la música es algo importante, intentar beber de diferentes fuentes, mezclando todas ellas y sabiendo de dónde vienen y hacia dónde quieres ir, creo que todo eso termina siendo una buena manera de hacer música, de hacer canciones.

2 mayo, 2019

Más actualidad

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

Entrevistas

Tres versos para una historia: Distintas generaciones reflexionan sobre cinco demandas del Chile movilizado

12 noviembre, 2019

Entrevistas

Luis Marín sobre Kast: “Este tipo de gente no ayuda en nada, si queremos volver a la calma, él no contribuye”

31 octubre, 2019

RECOMENDADOS

Gepe recomienda: Lemebel

RECOMENDADOS

Ignacio Socías recomienda: Fleabag

RECOMENDADOS

Gianluca recomienda: True Detective