Política

Greta Thunberg: ¿Para qué estudiar por un futuro que no va a existir?

19 agosto, 2019


¿Quién es la adolescente sueca menospreciada y criticada por hombres adultos en medios de comunicación de todo el mundo? Es Greta Thunberg, quien cumple casi un año de protestas a causa de la inacción de los gobiernos frente a la emergencia climática. Y no está sola. «Hemos heredado un planeta sobreexplotado y al borde de un caos climático, sin embargo, debemos asumir nuestra responsabilidad y actuar», explica una joven en Chile, que escuchó el llamado de Greta y se organiza con otros.


A través de una suerte de crónica con diversas fotografías en altamar se muestra el día a día de un viaje en velero de una adolescente. Se ve el mar, a ella en un velero y cómo el sol se refleja en el agua. Esta joven viaja a Nueva York con su padre, con la intención de cruzar el Océano Atlántico, pero esa no su única intención. El viaje es el de la joven activista sueca Greta Thunberg, y cuenta entre una de sus paradas, Chile. Greta, quien escogió viajar en un velero sustentable (el Malizia II) para evitar las huellas de carbono de los aviones, tiene entre sus planes el asistir a la Cop 25, la cumbre de cambio climático de la cual Chile será anfitrión en diciembre de este año.

¿Por qué es importante la asistencia de Greta Thunberg en la Cop 25? además de ser una de las activistas contra el cambio climático más relevantes a nivel mundial, y ser nominada al Premio Nobel de la Paz, entre otras credenciales, Greta participó el 2018 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático realizada el año pasado en Polonia (Cop 24), donde realizó un discurso que entregó un fuerte mensaje a la población y autoridades internacionales respecto al cambio climático, ganando notoriedad a nivel mundial:

«Ustedes sólo hablan del crecimiento económico verde y eterno, porque tienen demasiado miedo de no ser populares. Sólo hablan sobre seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este desastre, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia. No son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son. Incluso esa carga nos la dejan a nosotros los niños. Pero a mí no me importa ser popular. Me preocupo por la justicia climática y por el planeta (…) Nuestra biósfera se está sacrificando para que las personas ricas en países como el mío puedan vivir de lujo. Son los sufrimientos de muchos los que pagan por el lujo de unos pocos».

«Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos (…) Necesitamos mantener los combustibles fósiles en el suelo y debemos centrarnos en la equidad. Y si las soluciones dentro del sistema son tan imposibles de encontrar, tal vez deberíamos cambiar el sistema en sí mismo. No hemos venido aquí a rogar a los líderes mundiales que se preocupen. Nos han ignorado en el pasado y nos volverán a ignorar. Nos hemos quedado sin excusas y nos estamos quedando sin tiempo. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder pertenece a la gente. Gracias».

Pero la historia de Greta comenzó en 2003, el 3 de enero, cuando nació. Hija de Malena y Svante, Greta mostró interés por el cambio climático desde pequeña, al preguntarse por qué sus profesores le decían, entre algunas cosas, que debía apagar la luz y desconectar artefactos electrónicos cuando no los usase. Según se cuenta, al recibir como respuesta que la causa a tales medidas era el cambio climático, Greta se preguntó por qué no era una prioridad el combate contra el mismo, y comenzó a estudiar al respecto. Lo mismo ocurrió cuando un profesor mostró videos con los efectos de la crisis climática, lo que afectó de sobremanera a la joven activista: Greta vio que la angustia sólo le duró unos días a sus compañeros y compañeras, pero ella no paraba de pensar al respecto, por lo que decidió actuar.

Lee también  Editorial de Fernando Paulsen: Sobre las chances de sobrevivir

Y fue así que, en agosto de 2018, el paisaje habitual que rodea el Riksdag, el Parlamento Sueco, ubicado en la isla de Helgeandsholmen en Estocolmo, se vio modificado por una figura humana que sostenía un cartel en el que se leía «Skolstrejk for klimatet» («Huelga escolar por el clima»). Dicha persona era la Greta, de entonces quince años, quien tomó la determinación protestar y no asistir a clases hasta las elecciones de su país y dirigir la atención del gobierno hacia la demanda de que el mismo respetase el Acuerdo de París y redujera las emisiones de carbono, tal como lo establece dicho pacto.

Malena y Svante pensaron que la huelga sólo duraría aquel día, pero no. Su hija continuó sentándose en la plaza fuera del Parlamento sueco por siete horas, cada día, por dos semanas. Luego de las elecciones de su país, cada viernes Greta continúa apostándose en el lugar, con el mismo cartel con el que empezó. Eso sí, con muchos más acompañantes que ese primer día. Al ser consultada por sus razones para faltar a clases, respondió certera: “¿por qué debería estudiar por un futuro que pronto puede que no esté, si nadie está haciendo algo para salvar ese futuro?”.

De este modo, con curiosidad, entereza y dedicación, Greta y sus huelgas están prontas a cumplir un año el próximo 20 de agosto. Un año en el que el movimiento juvenil por el cambio climático (conocido con diversos nombres, tales como Juventud por el clima, Fridays for future, entre otros) se ha transformado, de la mano de la joven sueca y desafiando el adultocentrismo imperante, en actores imprescindibles frente a la crisis climática. Tal ha sido su impacto, que el pasado viernes 15 de marzo se convocó a una manifestación a nivel mundial, «la huelga por el clima», que se realizó en más de dos mil ciudades. Dicha manifestación se repitió en mayo y se planea otra para el 20 de septiembre.

Huelga por el clima, 15 de marzo, en todo el mundo. Fuente: RTVE

Para Greta, quien incluso ha sido nominada al Nobel de la Paz, lo más importante que ha logrado ha sido que estudiantes y jóvenes de todo el mundo se hayan sumado a las huelgas de los viernes. A pesar de su continuo avance respecto a la concientización a nivel mundial, Greta dice que su meta es que la crisis climática sea tomada en serio, simbolizando así la indignación de las nuevas generaciones, las cuales han notado que sufrirán los efectos climáticos en mayor medida que los adultos.

Así, como parte de un movimiento que aumenta seguidores y que se viraliza en redes sociales, la activista sueca ha logrado llevar su mensaje a diversas instancias: realizó un discurso en el que habló sobre su autismo y la preocupación por el cambio climático para la plataforma Tedx, instó a la ciudadanía a ser conscientes de su poder y de la emergencia climática en la Cop 24, participó en el Foro Económico Mundial en Suiza donde, junto a manifestantes, protestó, y fue al Comité Económico y Social Europeo a advertir a la Unión Europea de que su reducción de emisiones para 2030 no es suficiente.

Y es en este contexto, que Greta será parte de la Cop 25 que se realizará en diciembre en Chile, país donde también cuenta con seguidores que se hacen parte de la lucha contra el cambio climático. El mensaje de Greta inspiró la creación del movimiento Fridays For Future Chile. Del grupo de Santiago, Ángela Valenzuela, una de sus voceras, conversó con La Clave.

Lee también  Alfredo Moreno sobre sequía en Chile: "Llevamos década tras década reduciendo los caudales de los ríos"

—¿Cómo les ha inspirado Greta?

Greta es una voz honesta, alarmante y directa frente a la crisis climática y ecológica. “Nuestra casa está en llamas” “¿para qué estudiar por un futuro que no va a existir?” estas palabras nos han impactado como generación. Hemos heredado un planeta sobreexplotado y al borde de un caos climático, sin embargo, debemos asumir nuestra responsabilidad y actuar. Greta nos ha inspirado a movilizarnos y a exigir que nuestros representantes escuchen a la ciencia. Sólo tenemos diez años para evitar que la temperatura promedio de la Tierra sobrepase los 1.5 grados celsius de calentamiento, diez años para asegurar un futuro. Muchos jóvenes nos sentíamos solos y pequeños frente a la magnitud de esta crisis, pero al ver el coraje de Greta y del movimiento Fridays For Future a nivel global, nos dimos cuenta que no estábamos solos, que aún es posible evitar una catástrofe climática, pero que tenemos que actuar juntos.

—¿Cómo han modificado su día a día para mejorar la relación con el medioambiente y contribuir en su cuidado?

Un ejemplo claro es nuestra dieta. Todo el equipo de coordinación de Fridays For Future Santiago es vegano o vegetariano. Una dieta vegetariana, vegana o baja en productos animales disminuye tu huella de carbono y tu huella hídrica. Esto es una de las formas más eficientes para combatir la crisis climática desde tu día a día. A modo personal, creo que lo más importante es siempre preguntarse “¿qué impacto tiene lo que consumo en el medio ambiente, mi cuerpo y entorno que me rodea?” Si respondemos esta pregunta responsablemente, esto nos llevará a tener un estilo de vida más sustentable.

—¿Qué acciones han realizado como Fridays for future?

Como Fridays For Future Santiago, respondimos a la primera marcha global en contra de la crisis climática y ecológica (Global Climate Strike) el 15 de marzo de este año. Desde ese momento en adelante, nos hemos manifestado cada viernes en frente del Palacio de La Moneda para exigir un futuro. El 24 de mayo respondimos al segundo llamado global para marchar por la crisis climática y ecológica y nos estamos preparando para #SemanaPorElFuturo junto con la tercera y cuarta marcha global el 20 y 27 de septiembre de este año.

Los últimos cinco meses hemos organizado eventos de formación (Primera Escuela de Cambio Climático en la Universidad de Santiago de Chile), reforestaciones junto con Cultiva, participado de la Sociedad Civil por la Acción Climática (plataforma de más de cien ONG’s y movimientos climáticos en Chile) y la Cumbre de los Pueblos. Gran parte del trabajo también ha sido crear redes con Fridays For Future (FFF) a nivel nacional, latinoamericano y global ahora que la COP25 será en nuestra ciudad y muchos FFF vendrán a la conferencia.

—¿Qué planean para recibir a Greta a fin de año?

Como Fridays For Future Santiago hemos contactado a Greta y esperamos realizar diversas acciones en conjunto. Lamentablemente, aún no podemos dar detalles sobre estas acciones. Sí podemos recalcar que serán acciones realizadas junto con la Sociedad Civil por la Acción Climática, Cumbre de los Pueblos y Fridays For Future, enfocadas en el cierre de las termoeléctricas a carbón de aquí al 2030 y la necesidad de implementar planes nacionales de descarbonización más ambiciosos, eficientes y con planes concretos que respondan a la ciencia y a los derechos humanos.

Así, con la misma fuerza con la que Greta dijo en su discurso en la Cop 24 que el año 2078, a sus 75 años sus hijos -si es que tuviese en un futuro-, le preguntarán ¿por qué no hicimos nada mientras aún había tiempo?, es fundamental preguntarse, ¿qué estamos haciendo cada uno por cuidar el planeta?

19 agosto, 2019

Más actualidad