Política

Roberto Morales de Amnistía Internacional: “La sociedad chilena no ha logrado dimensionar la gravedad de la violación a DDHH que ha sucedido en estos días”

Por Javiera Tapia

El pasado domingo 10 de noviembre se realizó la segunda sesión de Coloquio de Perros, un encuentro organizado por el Colectivo Tres Tristes Tigres en el Parque Forestal. La intención de estas reuniones es la conversación abierta junto a diferentes personas de la sociedad civil que invitan a la reflexión sobre la contingencia desde sus áreas.

En esta nota destacamos una mesa en particular, compuesta por Javiera Manzi, vocera de la Coordinadora Feminista 8M; Enzo Abbagliati, director de Factor Crítico y Roberto Morales, vocero de Amnistía Internacional (AI). Justo antes, estuvieron el director de teatro Guillermo Calderón; Mónica González, premio nacional de periodismo y fundadora de Ciper y Gabriel Salazar, premio nacional de historia.

A continuación, compartimos la intervención íntegra, sin edición, del representante de Amnistía Internacional. En ella, entregó un panorama general y también explicó la postura que desde la organización mostrarían en su intervención de este lunes en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 


Desde el día uno hemos estado denunciando a través de los canales nacionales e internacionales que hemos podido que, efectivamente, en los primeros días se veía que venía un tema muy importante desde el punto de vista de la violencia policial, pero que a los pocos días se transformaron en hechos realmente brutales. La violación de los derechos humanos en Chile, en estos 22 días, ha sido brutal, con niveles nunca visto salvo en períodos de dictadura y quizás nunca vistos en el ámbito de la protesta social.

Nosotros mañana vamos a estar en una audiencia de la CIDH junto a muchas organizaciones chilenas y nuestra postura va a ser la siguiente: Primero, en estos 22 días han habido graves violaciones de derechos humanos por agentes del Estado y ahí quisiera decir que los discursos que se están instalando, como el de los hechos aislados, es uno que está absolutamente descartado, no hay hechos aislados. El discurso de que son errores, eso no es verdad. Acá ha habido una violación no solamente grave sino generalizada, masiva de derechos humanos que, además, ha sido continua. Después de suspender los Estados de Excepción ha seguido sucediendo, quizás con diferentes hechos, pero ha seguido sucediendo.

Tenemos la sensación de que la sociedad chilena, quizás los ustedes que están aquí son más sensibles a estos temas, pero en general, sentimos que la sociedad chilena no ha logrado dimensionar la gravedad de la violación derechos humanos que ha sucedido en estos 22 días. Los primeros días, nuestros discurso era ‘por favor paren esto’. Porque no se trata de después venir a investigar, no se trata de venir y llamar a la misión de la ONU. Se trata de que no queremos casos que investigar. No queremos más muerte ni más tortura, pero la verdad es que los discursos públicos… nada. El segundo o tercer día, cuando el Presidente nos declara la guerra o cuando el Ministro de Defensa nos dice que los militares nos están cuidando y que tienen protocolos, que están preparados para estar con la gente en la calle, ya ese mismo día, teníamos cinco personas asesinadas en manos de uniformados y carabineros. Entonces, la sensación de angustia, de que no se entiende lo que está pasando hasta el día de hoy, todavía nos queda.

Lee también  Violencia policial descontrolada: Acuerdo de Paz para pocos, lacrimógenas y balines para miles

Hoy día uno ve televisión, estos programas de debate donde hay otros agentes políticos y la sensación de que los treinta segundos son para decir ‘se están violando los derechos humanos’. Son treinta segundos. Luego viene la crisis política y cómo salir de esto. Entonces, nuestra angustia es, qué hacemos para hacerle entender a esta sociedad que lo que está pasando en Chile tiene un nivel de brutalidad enorme y que no se entiende todavía, porque al final, la crisis política es tan profunda pero paralelamente hay una crisis de violación de derechos humanos enorme y compleja.

Cuando nosotros íbamos a algunas entrevistas o canales de televisión, al tercer o cuarto día, dijimos, ‘pongamos casos’, por ejemplo. Hay un ciudadano de 39 años, de Maipú, que fue muerto a culatazos en la cabeza y en su abdomen y fue muerto a golpes. Eso es lo que está pasando en Chile. Aquí hay dos jóvenes que estando en custodia policial, identificándose su orientación sexual, fueron violados. Uno de ellos fue penetrado con la culata de un Carabinero. Eso es lo que está pasando en Chile, por lo tanto, nuestra sensación es que no hemos reaccionado como sociedad a la gravedad que tiene esto. Para qué decir la cantidad de mujeres que han sido violentadas sexualmente, es impresionante. El llamado es, por favor, siguen violando los derechos humanos en Chile, por favor, hagamos algo. Parémoslo.

Nosotros ya tenemos una misión de crisis que está investigando información sobre casos, y ténganlo por seguro que el compromiso es verdad, justicia y reparación y que nada va a quedar impune. Yo sé que ustedes en sus organizaciones, sus trabajos y en su vida cotidiana también van a apoyar por que nada quede impune, pero no queremos más casos que investigar. No queremos más personas violentadas. Ya no queremos más personas que pierdan la visión de sus ojos. Ya no queremos más personas como Gustavo Gatica, que perdió la visión de sus dos ojos y tiene 21 años. Eso es lo que sentimos y, por lo tanto, nuestro llamado es: esto no ha parado, esto ha cambiado porque no hay militares en la calle, pero hoy en día Carabineros actúa de una manera brutal.

Las autoridades políticas no hacen nada. Los discursos siguen siendo ambiguos, siguen siendo de irrestricto respeto a los derechos humanos pero la violencia. ¿Qué tiene que ver con la seguridad pública violar a un joven? No tiene nada que ver. ¿Qué tiene que ver la seguridad pública con poner a una joven con la cara en una bolsa de basura y amenazarla de ser penetrada con el fusil del carabinero? No tiene nada que ver, por lo tanto, esos discursos que nos dicen que todo se justifica porque hay violencia son errados, conceptualmente mal construidos y tenemos que eliminarlos.

Hoy, además, lo que está sucediendo es que todos esos discursos van encaminados a que no hayan responsabilidades políticas. Prácticamente, el responsable es el carabinero que hizo eso. Ni el mando, ni la responsabilidad política. Eso, obviamente, es un camino para pavimentar la impunidad en este país y, claramente no lo vamos a aceptar.

Lee también  [Actualización] Lo que se encontró el INDH: "Tratos inhumanos, degradantes, crueles y (heridas de) perdigones y desnudamiento de mujeres"

¿Hay patrones de represión? Sí, por supuesto. Eso es muy interesante. Uno puede preguntarse, si hay 200 personas que han perdido la visión de un ojo, ¿cómo sucede esto¿, ¿porque no se dieron las instrucciones? Y por tanto, se dejó actuar libremente a personas que no están capacitadas o que tienen niveles de violencia enormes. O ¿se dieron las instrucciones para que esto fuera así? Eso es algo que hay que levantar.

Si las violaciones son sistemáticas o no, tiene que ver con un tema más bien legal, porque la ley chilena y ese es otro dato interesante, cuando se violan los derechos humanos de manera masiva siempre se habla del concepto de “crímenes de lesa humanidad”. Uno siempre ve este concepto muy lejos, porque lo ve la corte Penal Internacional y uno de se pregunta cuándo vamos a llegar a eso. Yo quiero decirles y, este es otro error de la autoridades políticas de este país, que en el 2009 aparece la Ley 20.357 que dice que, internamente, en este país tipifica los crímenes de lesa humanidad o contra la humanidad.

Todas estas personas que piensan que no hay una legislación nacional y que lo otro está muy lejos, se equivocan, ellos no han dimensionado que pueden ser acusados no solamente por una responsabilidad política sino también penal. Eso hay que probarlo, por cierto, pero ya está la primera querella que se puso en los tribunales y que fue aceptada, por lo tanto, nosotros no descartamos en que sean violaciones sistemáticas, ni tampoco descartamos que hayan crímenes de lesa humanidad. Por supuesto hay que probarlo, hay que ser responsable, pero lo que quiero decir es que así como no esperábamos que esto sucediera, también ellos no esperaban que hoy la sociedad sea distinta, que hay leyes que no son las del año 73 u ochenta. Hoy son distintas.

Lamentablemente todo esto sucedió por una policía que hoy reventó en esta lógica de violencia, pero nosotros tenemos informes de hace muchos años donde Carabineros de Chile, permanentemente, hacía violencia policial contra ciudadanos e incluso contra sus propios compañeros. Entonces, no es tan extraño que en una época de crisis pase esto. Lo complicado es que nos demos cuenta como sociedad que no hemos intervenido nunca a esta policía militarizada y no hemos cambiado los patrones de conducta. Y peor aún, que la responsabilidad política de las autoridades pasa por el lado. Y eso es tremendamente angustiante, complicado, en una sociedad como la nuestra, que pensaba que ya había avanzado mucho más.

Y solamente para terminar, quisiera decirles que desde la mirada de los derechos humanos esta sociedad lleva cuarenta años, desde el 75 que fue cuando empieza el plan económico, bueno, antes violando los derechos civiles y políticos, pero permanentemente violentando los derechos económicos, sociales y culturales. Es imposible seguir en una sociedad donde, de manera permanente, se violenten los derechos económicos sociales y culturales de la población. Por eso es indispensable tener una constitución que ponga los derechos humanos como el centro de desarrollo, a la persona como centro de desarrollo de la sociedad.

12 noviembre, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Macarena, la mujer con baja percepción visual que recorre las marchas con agua de laurel

28 noviembre, 2019

Entrevistas

El mundo de la cultura reflexiona sobre el Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución 

26 noviembre, 2019

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

RECOMENDADOS

Andrés Couve recomienda: Región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo

RECOMENDADOS

Fernando Paulsen recomienda: ‘Sodoma – Poder y escándalo en el Vaticano’

RECOMENDADOS

Sergio ‘Tilo’ González recomienda: Lo más cerca posible