Sociedad

Hasta que sucedió: Construyen edificio que utiliza emojis dentro de su diseño

20 febrero, 2019


La arquitectura -como todas las artes y disciplinas creativas- puede resultar un indicador de cuáles son las inquietudes y necesidades más profundas que vive cualquier grupo humano en cualquier momento de su historia. Las proporciones, el uso de colores, el uso de ciertos materiales en una construcción, pueden significarnos una ayuda para saber qué sucedía en un lugar o una sociedad en un tiempo determinado y precisamente fue esto lo que pensó el arquitecto holandés, Changiz Tehrani, a la hora de construir y diseñar un edificio en Países Bajos: decorarlo con una serie de conocidos emojis.

Tehrani señala en entrevista al sitio estadounidense The Verge que así como “en la arquitectura clásica se utilizaban cabezas de reyes y gárgolas para decorar edificios, el futuro será posible adivinar en qué año fue diseñada la fachada tan solo con mirar los emojis”.

La fabricación de estos emojis tamaño XL se hizo a partir de moldes 3D creados por la empresa de arquitectura Attika Architekten, responsable de la construcción del edificio y que cuenta con Tehrani dentro de su equipo.

Revisa las imágenes de este particular edificio que da cuenta de cómo los símbolos y los paradigmas estéticos están en permanente movimiento, desarmando con ello las posibles rigideces y agotadoras convenciones.

 

Lee también  Marco Kremerman de Fundación Sol: "Chile se transformó en paraíso de la elusión"

20 febrero, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Macarena, la mujer con baja percepción visual que recorre las marchas con agua de laurel

28 noviembre, 2019

Entrevistas

El mundo de la cultura reflexiona sobre el Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución 

26 noviembre, 2019

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

RECOMENDADOS

Enrique Inda recomienda: Bolívar

RECOMENDADOS

Gepe recomienda: Lemebel

RECOMENDADOS

Pedro Grez recomienda: El dinero no es el problema, tú lo eres