Clima

Rodrigo Sánchez, el alcalde que combate la sequía en La Ligua con agua de mar

15 septiembre, 2019


Rodrigo Sánchez estuvo un año mostrando en la vía pública cómo funciona una planta desalinizadora y muchos se mantuvieron incrédulos. Hoy está a punto de inaugurar una segunda planta que producirá 130 mil litros diarios de agua potable para La Ligua. Su norte es abastecer a toda la comuna cobrando solo costos operacionales. «Nosotros abogamos por que se derogue el código de agua actual y que el agua sea consagrada en la Constitución de la República como un derecho humano», explica el alcalde. 


Hace cinco años, Rodrigo Sánchez, economista y alcalde de La Ligua (PC), se decidió a encontrar una solución para la emergencia hídrica que vive la V región, donde las cuencas de los ríos Ligua y Petorca sufren una profunda sequía. Sánchez define este proceso como quijotesco porque al principio su idea parecía escasa de cordura e impracticable, pero no se rindió.

«Era necesario buscar una solución estructural para la comuna, porque las cuencas están agotadas y la cordillera ya no tiene nieve, por lo que tampoco podemos contar con los deshielos en verano. Viví mucho tiempo en Europa y me quedé con algunos contactos, comencé a hacer las averiguaciones y fue así como encontramos a unos amigos de una fábrica desalinizadora en Alemania y les conté nuestro drama», relata el edil.

«Al parecer me vieron cara de afligido y decidieron mandarme una pequeña planta de noventa litros a modo piloto demostrativo. Llegó en avión y comencé mi cruzada quijotesca. Anduve un año evangelizando con la desalinización de agua. La planta era pequeña así que anduve en la vía pública, plazas, Intendencia Regional, fui a la Caleta Portales y hasta la cuarta región haciendo demostraciones», detalla Sánchez mientras se ríe.

Rodrigo Sánchez junto a la desalinizadora demostrativa de 90 litros.

El alcalde dice que fue difícil lidiar con los incrédulos que no comprendían de qué se trataba el proceso, pero continuó. «Cuando Michelle Bachelet andaba en su segunda campaña electoral, vino a La Ligua y dentro de lo que hablamos me preguntó qué necesitábamos, yo enfaticé en la crisis hídrica y se comprometió a ayudarnos con recursos», explica. «Así fue como llegaron los fondos a través del Ministerio del Interior cuando decretaron a La Ligua como zona de catástrofe por escasez hídrica. Ahí compramos la primera planta de desalinización a modo piloto escalable. Produce 30 mil litros de agua diarios y se puede agrandar porque funciona de manera modular», detalla.

Agua popular

Según Sánchez, los primeros beneficiados con el agua popular, nombre que le puso al proyecto, fueron quienes viven por el sector de La Ballena y estaban intentando regularizar sus terrenos para obtener los permisos de construcción. «No había factibilidad de agua potable y como municipalidad logramos generarla. El agua que actualmente entregamos es gratis porque todavía estamos en marcha blanca, más adelante pretendemos cobrar solamente los gastos operacionales», cuenta el alcalde.

Lee también  Chile y su salud mental en crisis

Sánchez formó alianza con la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad de Santiago e instaló a un ingeniero como parte de la planta del municipio para aprender a utilizar esta nueva tecnología. «También hicimos un taller de capacitación para operadores y así ha ido creciendo la iniciativa», asegura.

La planta que funciona a través de osmosis inversa fue traída desde el extranjero porque según el edil, era mucho más barato. «La conseguimos por 132 millones de pesos y acá costaba 300 millones, hay que aprovechar las ventajas del mercado externo», dice.

El alcalde sostiene que esta fue la mejor solución que pudo encontrar. «Es rápida en producir agua potable y no depende de si llueve o hay deshielo, en cualquier momento podemos generar agua dulce para consumo humano», asegura. «Proyectos como la carretera hídrica son a muy largo plazo, estamos hablando de veinte años, pero la situación crítica es hoy en día, ya se ha muerto el 60% de nuestros animales», enfatiza.

El agua como un derecho

«No digo que esto sea una vara mágica que resuelve todo, pero es una alternativa que puede dar una solución oportuna a la crisis que se está viviendo acá. Nosotros abogamos por que se derogue el código de agua actual y que el agua sea consagrada en la Constitución de la República como un derecho humano y de esa forma no sea un negocio ni un bien de mercado», dice el edil.

Sánchez se lamenta mientras explica que ha debido recurrir muchas veces a comprar en el mercado del agua porque los sistemas de agua potable rural lo necesitan. «Es inaceptable, cuando hay una tragedia humana no se puede lucrar con eso», recalca.

El alcalde puntualiza que la planta desalinizadora actual es de propiedad municipal y a mediados de octubre pretender inaugurar otra que producirá 100 mil litros diarios de agua. «Actualmente hay 500 casas que se abastecen de la planta y nos falta regularizar por lo menos 3 mil más», detalla.

Sánchez dice que está a la espera de que el gobierno libere los recursos que necesita la comuna para poder combatir de mejor manera la sequía. «Se puede hacer una planta más grande que pueda abastecer todos los sistemas de agua potable rural de la comuna. Para lograrlo, debe producir por lo menos 12 millones de litros por día», explica.

El presupuesto para ese inédito proyecto es de 5 mil 600 millones, según el edil. «Puede parecer inalcanzable, pero el plan hídrico de Petorca contempla una inversión de 17 mil 500 millones, es a largo plazo y no van a producir una nueva fuente de agua, solo van a prorratear el agua existente, sabiendo que las cuencas están agotadas», enfatiza. Por el momento, Sánchez pretende continuar con el sistema tradicional de postulación de proyectos a través del Ministerio de Obras Públicas, pero sabe que tendrá que esperar años para poder recibir recursos.

Lee también  La semana en frases con Juan Oyaneder: De 'patadas en el traste' hasta 'las mujeres lloronas'

«El principal gasto que tiene la planta, además de su precio de compra, es la producción de energía, el 70% del costo se va en eso. Porque no se pagan derechos por usar agua de mar, una concesión marítima es gratuita. A menos que en un futuro no muy lejano los privados se adueñen de todo el litoral. Cuando fuimos a pedir la concesión, había por lo menos 50 solicitudes de privados», detalla Sánchez.

Haciendo frente al cambio climático

El alcalde tiene claro que el cambio climático llegó para quedarse junto a la sequía. «Ya no podemos pensar que la sequía es un fenómeno eventual, sino que ya es un fenómeno estructural, debemos adaptarnos a este cambio climático o de lo contrario solo nos espera catástrofe, tenemos la posibilidad de adelantarnos gracias a la tecnología», enfatiza.

Sánchez ha recorrido un largo camino en nombre de la sustentabilidad y pretende continuar. «A veces no sé qué pensar, yo me anduve paseando con la planta piloto y las personas no me entendían, finalmente logramos el punto de inflexión, pero instalar el tema ha sido difícil, me han llevado hasta los tribunales», relata. «Las personas no comprenden lo que estamos haciendo. Incluso muchas veces se burlan de mi porque no se conocía el significado de osmosis inversa, pienso que es ridículo porque esa tecnología podría solucionar el problema de sequía de nuestro país», agrega.

El alcalde que no se quedará solo en desalinizar agua, está próximo a inaugurar un reactor de biogestión de materia orgánica. «Hablo de un manejo integral de residuos sólidos domiciliarios para convertirlos en energía que usaré para las plantas de desalinización, esa idea sí que me ha costado que sea comprendida», dice Sánchez.

«Todos los días generamos desechos, claramente podemos utilizarlos para el desarrollo sustentable de la comuna, no es posible que estemos construyendo cerros de basura. ¿Cuándo será el día en que cambiará nuestra cultura?», lamenta el edil.

Con el reactor, Sánchez planea revolucionar todo. Hará un generador de corriente, un calefont a gas metano y una cocina, además de usar este gas para temperar un invernadero donde no utilizará agroquímicos porque producirá abonos orgánicos gracias al mismo reactor.

«Hay que cambiar esa mentalidad que basa el crecimiento del país en energías fósiles, si seguimos así, se desencadenará en poco tiempo una catástrofe ecológica irreversible», concluye.

15 septiembre, 2019

Más actualidad