Sociedad

“Siempre tropical, siempre triste”: Estudio concluye porqué nos gustan cada vez más las canciones sombrías

28 febrero, 2019


Seguro que dentro de tu listado de canciones favoritas de este tiempo abundan versos como “Siempre tropical, siempre triste / Melón con vino blanco / No soy pobre, soy triste” de Gianluca, “Sabes que estoy mal, lo sabes / Y que en mi corazón no cabe nada más que tú” de Yorka o “Quisiera hasta la muerte para no pensar / Me borro pa’ quitarme esta amargura” de Mon Laferte. Todas canciones creadas por músicos y músicas jóvenes, todas ellas cubiertas por un halo de tristeza, melancolía o incluso, rabia y una posible explicación a este fenómeno lo propone un reciente estudio publicado por la reconocida revista académica Journal of Popular Music Studies.

Tras un exhaustivo análisis científico de las letras de las canciones más populares desde la década del ’50 hasta el 2016, liderado por los investigadores de la Universidad Tecnológica de Lawrence, (Michigan, Estados Unidos), Kathleen Napier y Lior Shamir, los resultados obtenidos indican que sentimientos como la pena, el disgusto y la ira han aumentado sostenidamente con los años en las líricas de la música popular y por lo mismo, expresiones como la alegría y el optimismo van disminuyendo.

El profesor Shamir señala en el estudio que “en los años más recientes, las personas prefieren canciones con letras más tristes y enojadas, que fueron mucho menos populares en los años 50 o 60“.

El objeto de estudio se basó en las letras de más de 6 mil canciones presentes en el Billboard Hot 100, listado de popularidad que realiza la revista Billboard y que se actualiza semanalmente con indicadores como las ventas de discos, la actividad en streaming, la frecuencia en radios y en los últimos años, las menciones y presencia en diversas redes sociales.

Lee también  Madre de niñas alérgicas alimentarias: “Si aprueban el TPP11, no sé qué comerán mis hijas”

Pones canciones tristes para sentirte mejor

La forma de análisis de la investigación consistió en revelar el tono emocional contenido en cada canción a través de asociaciones de frases o palabras con un grupo de sentimientos y emociones específicas. Luego, los datos recabados en las canciones de cada año se promediaron, obteniendo un resultado general que indicaba si la presencia de ese sentimiento disminuía, se mantenía o crecía a través del tiempo.

En líneas generales, Napier y Shamir concluyeron que sentimientos como la ira y la tristeza han aumentado en las canciones del imaginario popular, en donde la presencia de líricas más alegres abundaban en la década del 50 -no así las de naturaleza rabiosa o melancólica- y que las más escuchadas en los últimos años del campo de investigación -2016 y 2016- proponían letras con un tono agresivo y de desencanto.

Finalmente, los investigadores discuten la lógica de entender a las propias músicas y músicos como creadores más pesimistas actualmente, sino que dado el principio del estudio que solo trabajó con las canciones más populares, lo que realmente ha cambiado con el paso del tiempo es el gusto de las audiencias por música triste o agresiva.

28 febrero, 2019

Más actualidad

Entrevistas

Macarena, la mujer con baja percepción visual que recorre las marchas con agua de laurel

28 noviembre, 2019

Entrevistas

El mundo de la cultura reflexiona sobre el Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución 

26 noviembre, 2019

Entrevistas

“Somos un gran Caballo de Troya”: Testimonios desde la primera línea a un mes de las movilizaciones en Chile

19 noviembre, 2019

RECOMENDADOS

Maria Elena Dressel recomienda: Maniac

RECOMENDADOS

Francisco González recomienda: Samaris

RECOMENDADOS

Nicole recomienda: One Strange Rock